Santiago Arconada publicó su última novela: No dejaré mis sueños atrás

Foto: Roberto Mata

No dejaré mis sueños atrás es el título que ha dado Santiago Arconada a su novela. La publicación aborda el tema de la despedida, la separación familiar por la búsqueda de un mejor porvenir fuera del país. Una puerta que muchos venezolanos han tenido que pasar.

El libro cuenta la historia de un hombre despide a su hija quien, como millones de hombres, mujeres, jóvenes y niños se ven obligados por las circunstancias a construir su futuro fuera de Venezuela. La despedida en el Terminal de La Bandera es un diálogo desgarrador entre Paula y su padre, el maestro de escuela jubilado Roseliano García, a quien su hija le exige la ética y la coherencia que otrora le enseñó con el ejemplo.

En el regreso a su casa, tras dejar a su hija en el autobús que la llevaría a San Antonio del Táchira, Roseliano García se confronta no solo con “el país vuelto una robadera” que su hija le había denunciado, sino con su propia trayectoria vital, con lo que había hecho y construido a lo largo de su vida de casi setenta años.

Viaje demoledor desde la dictadura perezjimenista hasta nuestros días, “No dejaré mis sueños atrás” es un minucioso recorrido por la Venezuela de las últimas dos décadas, tamizadas en el cedazo del alma de una persona de izquierda a quien le pervirtieron el sueño de su vida. Escrita en clave de esperanza, en tónica de sobreponerse a la adversidad, al horror, “No dejaré mis sueños atrás” es un alegato, un emplazamiento al pueblo de Venezuela a asumir que todo siempre puede ser peor y que está en todas y todos que eso no sea así.

«No dejaré mis sueños atrás» tiene como protagonista a Roseliano, un militante de izquierda durante toda su vida, un maestro jubilado de Fe y Alegría que en las actuales circunstancias, acude a la Dirección Nacional de Fe y Alegría, a solicitar de nuevo trabajo para posibilitar la educación. Así concluye la novela, que a ratos resulta demasiado panfletaria, y quiere ser una crónica novelada de la visión de Arconada sobre Venezuela y sus relaciones.

La novela gira en torno a la despedida de Roseliano y su hija, en el terminal de La Bandera. La hija se va a Ecuador buscando un lugar donde poder vivir y ejercer con dignidad su profesión. Es fácil adivinar en las luchas internas y dolorosas de Roseliano al ver que la revolución se ha transformado en una «robadera», el propio proceso de frustración de Arconada, que sin embargo, no renuncia a los sueños y está comprometido con fuerza él y su grupo en evitar una guerra civil en Venezuela que, según su opinión, es lo que buscan «los falangistas» de Voluntad Popular.

Alude a la fundación de Fe y Alegría, su militancia como educador, aparece brevemente la época de Laboratorio Educativo, y cita varias
veces al Jesús Obrero, tanto el Instituto, donde estudió la hija que se marcha, como la escuela del 23 de Enero donde están en la actualidad estudiando sus nietos.

Antonio Pérez Esclarín 

 

Compartimos con ustedes esta publicación, de la pluma de Santiago Arconada, escritor y activista social.

Haz clic para acceder a No-dejare-mis-suenos-atras-23-9-2020.pdf

 

 

Artículos relacionados:

email

Compartir