San Alberto: sonreír es orar

Por Alfredo Infante s.j. 

A San Alberto Hurtado se le recuerda como el Santo de la sonrisa afable, cercana, llena de ternura, ante esta señal las personas se sentían acogidas y reconocidas en su dignidad, la sonrisa era la puerta de su corazón, donde habitaba Cristo Jesús. En su oración sobre la sonrisa nos recuerda:

“No cuesta nada, pero vale mucho. Enriquece al que la recibe, Sin empobrecer al que la da”.

“Se realiza en un instante, y su memoria perdura para siempre”.

“Nadie es tan rico que pueda prescindir de ella, ni tan pobre que no pueda darla”.

“Y, con todo, no puede ser comprobada, mendigada, robada, porque no existe hasta que se da”.

“Y si en el momento de comprar, el vencedor está tan cansado que no puede sonreír, ¿quiéres tú darle una sonrisa?”.

“Porque nadie necesita tanto una sonrisa como los que no tienen una para dar a los demás”.

 

Hoy, la neurociencia, confirma de manera científica que la sonrisa es saludable y sana. El doctor Suraj Muley, neurólogo, neurólogo del Barrow Neurological Institute que hace parte de Dignity Health St. Joseph’s Hospital y Medical Center da cuenta de que: “A través de estudios de resonancia magnética (MRI), sabemos que cuando una persona ve sonrisas, las áreas asociadas con el sistema de recompensa del cerebro se activan, lo que demuestra que hay de hecho una razón científica para sonreír”.

De hecho, existe la terapia de la risa para crecer en las relaciones familiares, de trabajo, de pareja, de grupo, porque, continua el doctor Muley: “Una sonrisa no sólo puede influir en su día de manera positiva, sino que a la vez puede mejorar la salud, el bienestar y la felicidad de sí mismo y de los que lo rodean”, concluye el doctor Muley, “mientras que una sonrisa es un simple gesto, tiene un tremendo poder para fomentar la conexión humana sin decir una palabra”.

Hoy, en este segundo día de novena, para hacer memoria de San Alberto Hurtado, regala una sonrisa a los demás y, reúne a tu familia y haz una terapia de la risa. Recuerda que: reír y sonreír es orar. “Haz la prueba y verás que bueno es el Señor”.

“Sagrado corazón de Jesús en voz confío”.


Referencia: 

https://panoramaaz.com/salud/neurologos-confirman-el-poder-detras-de-una-sonrisa-16876#.Xy7NilRKhdi

Artículos relacionados:

email

Compartir