Organización social para enfrentar la pandemia

Foto: Ciudad CCS

Hoy nuestro mundo está atravesando una contingencia sanitaria debido al COVID-19 que está afectando la estructura gubernamental de los países. A continuación, haremos una revisión de las medidas tomadas por los gobiernos municipales de Libertador y Baruta, a fin de entender cómo se ejerce la democracia participativa en tiempos tan complejos como el actual.

Por Mayra Atria*, Valeria Travaglio Crisafi** y Leandro Buzón***

Los sistemas de gobierno y su gobernabilidad democrática son puestos a prueba en coyunturas sociales, allí se puede ver si realmente son capaces de conjugar la institucionalidad con el bienestar e interés ciudadano. Tal es el caso de la crisis global ocasionada por la pandemia del COVID-19, en la que los gobiernos han sido golpeados en todas sus esferas, desde una recesión económica hasta dejar en evidencia el estado de los sistemas sanitarios y, como consecuencia, el incremento de las tensiones políticas y sociales. Ante el impacto causado por el COVID-19 sería necesario poner en práctica medidas proactivas que puedan implementarse, este punto lleva a revisar con qué instancias de organización y planificación social cuenta Venezuela para lograr atender en todo su territorio las necesidades básicas ante una ineludible cuarentena, como medida preventiva de contagio.

La revisión de las estructuras políticas y sociales actuales lleva a mencionar instancias que tienen sus orígenes en el gobierno de Hugo Chávez, el cual estuvo marcado discursivamente por la implementación de una democracia participativa, por lo cual durante todo su mandato se crearon diversas instancias cuyo objetivo era, precisamente, fomentar la participación de los ciudadanos y darles mayor protagonismo a las iniciativas populares. La primera instancia creada para este fin fueron los consejos locales de planificación pública (CLPP), por medio de los cuales los ciudadanos pudieran participar en los asuntos municipales al planificar, ejecutar y ejercer la contraloría social del municipio donde habitaran.

A pesar de que los principales municipios del país crearon y escogieron los miembros que conformarían al CLPP, su funcionamiento real fue muy limitado debido, principalmente, al poco interés que, tanto desde el gobierno nacional como de los gobiernos regionales, se le dio a esta instancia. Dicha situación se vio exacerbada con la creación del Poder Popular y sus instancias de organización y participación social, es decir, los consejos comunales y las comunas, las cuales, en la práctica, mas no constitucionalmente, tomaron las atribuciones y funciones que tienen los CLPP.

Cabe destacar que el entramado institucional fue creciendo aún más, pues en los años posteriores se continuaron creando instancias como: los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) y las unidades de batalla Hugo Chávez (UBCh), figuras que se fueron integrando a las ya existentes y, en algunos casos, usurparon sus funciones.

La importancia de contar con mecanismos que fomenten la participación radica en el acercamiento que puede llegar a existir entre los organismos estatales y la ciudadanía, pues, en teoría, por medio de estos canales se crearían planes que responderían a las necesidades reales de los ciudadanos, al tiempo que se tendría un conocimiento profundo de todas las comunidades de los municipios.

Este tipo de instancias participativas, especialmente una como el CLPP que cuenta con funciones bien definidas, pudieran ser de grandísima utilidad para enfrentar crisis como la que se está viviendo en la actualidad por el COVID-19.

En nuestro país, las cifras oficiales de contagiados por el COVID-19 ascienden a 422 casos a nivel nacional (en el momento en que se escribió este artículo), de los cuales 101 casos fueron reportados en el estado Miranda y 33 en el Distrito Capital. Dada la alta capacidad de contagio que tiene este virus, el régimen de Maduro decretó cuarentena nacional desde el 16 de marzo, así como también el uso de tapabocas para todo aquel que necesite salir de su casa.

En cuanto a los comunicados oficiales por parte del régimen de Maduro existe cierta incertidumbre de cuál podría ser la verdadera cantidad de casos, ya que para el despistaje del COVID-19 se ha implementado una encuesta a través de la herramienta social del Sistema Patria para tratar de identificar posibles casos. Hasta el 19 de abril se habían realizado 5.969 pruebas PCR,2 lo cual indica que somos uno de los países de la región con menos pruebas realizadas por millón de habitantes.

A pesar de la emergencia sanitaria que supone esta enfermedad tanto en nuestro país como a nivel mundial, vemos que en el engranaje de la organización nacional las acciones municipales han sido aisladas y están lejos de llevar un trabajo mancomunado con el régimen de Maduro. En el municipio Baruta, desde la alcaldía, se han entregado 7.177 tapabocas3 para ayudar a la prevención del contagio de la enfermedad, se han desinfectado las calles y se han entregado medicamentos a adultos mayores, además de impulsar –particularmente– el servicio de telemedicina para solicitar información; medidas que, si bien son importantes, dejan por fuera un sin fin de variables para que la población cumpla adecuadamente la cuarentena.

En el municipio Libertador se creó una brigada de respuesta inmediata centinela, la cual pretende encargarse de verificar los posibles casos de COVID-19 que son reportados por la plataforma Patria, son los encargados de desinfectar las áreas vulnerables y, junto con la FANB, controlan las entradas a la ciudad de Caracas.4

Como es posible apreciar, ni en el municipio Libertador, ni en el municipio Baruta las autoridades se han apoyado de las instancias de participación ciudadana, las cuales podrían ser de ayuda para identificar las comunidades más vulnerables, así como también podrían facilitar el acceso de insumos que ayuden a sobrellevar una contingencia sanitaria como la actual, como el caso de la distribución de alimentos a través de los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP), el abastecimiento de gas doméstico, el monitoreo sanitario en la comunidad entre el Consejo Comunal (CC) y los Centros de Diagnóstico Integral (CDI) como centros centinelas –según los anuncios de Chávez se llegaron a inaugurar quinientos CDI pero, en comunicados oficiales, actualmente solo hay habilitados cuatro para la atención de pacientes con COVID-19.

De igual modo, queda la interrogante de si a través de dichos mecanismos, incluso en contingencias sanitarias como la actual, todos los ciudadanos recibirían la ayuda pertinente sin distinción política. En investigaciones previas se pudo conocer que, en el municipio Libertador, en estas instancias prevalece un sesgo político, ya que solo los afectos al gobierno reciben ayuda y pueden ser parte de estas instancias de participación. Según algunos testimonios recabados lo evidenciamos:

Los Consejos Comunales censan a las personas, ¿no? y esos Consejos Comunales, después del censo deciden quién va y quién no va, si tú no estás en la jugada como yo, no la recibes, si hay alguno que te cae mal o te denunció una vez tampoco tas en ese censo, puedes haber estado y ellos también, sin ningún tipo de explicación te pueden sacar.5

Este sesgo político no solo se evidencia en la exclusión y, en consecuencia, la imposibilidad de disfrutar de alguna ayuda que preste el gobierno municipal, sino que también se ve reflejado en la no adjudicación de recursos a alguna de estas instancias solo por existir miembros no afines al régimen.

Mientras que en el municipio Baruta, la acción real de estas instancias es muy limitada, no solo por los recursos disponibles, sino también por las áreas de acción que fueron estipuladas para ellas, dentro de las cuales la prevención sanitaria no está incluida, tal y como expresa un miembro del CLPP de Baruta:

Aquí el Municipio está obligado a dar el 25 % del presupuesto de inversión, pero del presupuesto de inversión en determinadas áreas que son: Planificación Urbana y Catastro, Ingeniería no, Infraestructura, Vialidad y Transporte y Áreas Verdes.6

Asimismo, el funcionamiento de instancias como el CLPP se ve limitado por el entramado institucional que se fue creando a lo largo de los años, puesto que se condiciona su accionar a la presencia de otras formas de participación no existentes en todos los municipios.

Existe poca afinidad al ejercicio participativo, ya que se puede encontrar que los ciudadanos no se incorporan a las instancias que fueron surgiendo con los años tras perseguir el objetivo de construir el socialismo del siglo XXI, en este caso se mantienen plegados a aquella que está libre de tinte ideológico, dejando, en consecuencia, la coexistencia de dos formas de Estado, uno que representa el viejo modelo que no termina de fenecer y otro que no termina de nacer y ser adoptado por la ciudadanía.

En la actualidad, se dejan ver las grietas del sistema participativo que está desarticulado por acciones netamente representativas, aquellas que en su ideal de modernización del Estado habían sido derrumbadas constitucionalmente, y surge la pregunta: ¿cómo se podría incorporar a la ciudadanía a un sistema participativo eficiente?, quizás se deberían incluir las iniciativas que vayan surgiendo de la propia sociedad, y reconocerlos realmente como verdaderos actores, partir de las iniciativas sociales ya existentes y no imponer estructuras gubernamentales que no son reconocidas o acogidas por la ciudadanía.

*Socióloga. UCV.

**Socióloga. UCV.

***Leandro Buzón. Sociólogo UCAB. Director del Equipo Red Solidaria de Caracas Mi Convive.

Nota de los autores:

Este artículo forma parte de una síntesis del trabajo de grado: El ejercicio de la democracia participativa y protagónica a través de los consejos locales de planificación pública en los municipios Libertador y Baruta. 2019. Caracas. (UCV). Bajo la tutoría del Sociólogo Leandro Buzón.

Notas:

  1. A fecha del 11 de mayo de 2020, según cifras ofrecidas por la Comisión Presidencial para la Prevención Atención y Control del COVID-19. Información recuperada en vtv.gob.ve.
  2. Estado actual de la epidemia de la COVID-19 en Venezuela y sus posibles trayectorias bajo varios escenarios. Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. Recuperado de https://acfiman.org/2020/05/08/estado-actual-de-la-epidemia-de-la-covid-19-en-venezuela-y-sus-posibles-trayectorias-bajo-varios-escenarios/
  3. Alcaldía de Baruta entregó más de 7 mil tapabocas en diferentes sectores del municipio. Recuperado de CNVE24.com, el 8 abril de 2020.
  4. Equipo centinela da respuesta inmediata a casos sospechosos. Recuperado de https://ciudadccs.info/2020/04/02/equipo-centinela-da-respuesta-inmediata-a-casos-sospechosos/ , el 9 de abril de 2020.
  5. Miembro de Primero Justicia, conversación personal, 23 de noviembre de 2018.
  6. Miembro del CLPP de Baruta, conversación personal, 13 de noviembre de 2018.

Fuente: Revista SIC 824

Artículos relacionados:

email

Compartir