El Vaticano: ¿El COVID-19, relacionado con el exceso de consumo de carne animal?

Foto: archivo WEB

Por Ary Waldir Ramos Díaz | Aleteia

Texto del Vaticano reflexiona sobre “cadena de conexión” a eventos que llevaron a la pandemia: “virus alojados en los animales”, deforestación y depredación de la tierra, entre otros fenómenos

«Humana Communitas en la era de la pandemia. Consideraciones intempestivas sobre el renacimiento de la vida», es el título del último documento de la Pontificia Academia para la Vida (PAV) dedicado a las consecuencias de la crisis sanitaria mundial y su significado.

«Los virus alojados en los animales, entonces, se transmiten a los humanos, exacerbando así la realidad de la zoonosis, un fenómeno bien conocido por los científicos como vehículo de muchas enfermedades. La exagerada demanda de carne en los países del primer mundo da lugar a enormes complejos industriales de cría y explotación de animales».

«Es fácil ver cómo estas interacciones pueden, en última instancia, ocasionar la propagación de un virus a través del transporte internacional, la movilidad masiva de personas, los viajes de negocios, el turismo, etc.», se lee en el documento de 9 páginas.

Depredación de la tierra

«La epidemia del Covid-19 tiene mucho que ver con nuestra depredación de la tierra y el despojo de su valor intrínseco», denuncia el documento. «Es un síntoma del malestar de nuestra tierra y de nuestra falta de atención; más aún, un signo de nuestro propio malestar espiritual» (Laudato Si’, n. 119).

¿Seremos capaces de colmar el foso que nos ha separado de nuestro mundo natural, convirtiendo con demasiada frecuencia nuestras subjetividades asertivas en una amenaza para la creación, una amenaza para los demás?, cuestiona.

La Pontificia Academia de la Vida ha publicado un texto para ‘renacer’ en estos tiempos de pandemia y considera que existe una “cadena de conexiones” que unen los siguientes fenómenos: “la creciente deforestación empuja a los animales salvajes a aproximarse del hábitat humano”.

Beneficios de la globalización no son para todos

La PAV publicó el texto este 22 de julio de 2020 y ya había difundido una primera reflexión sobre la familia humana en la era de la pandemia el pasado 30 de marzo de 2020. «Como tantos procesos en nuestro mundo contemporáneo, el Covid-19 es la manifestación más reciente de la globalización», se lee en la introducción del documento.

El Vaticano lamenta que a pesar de que «la globalización ha aportado muchos beneficios a la humanidad: ha difundido los conocimientos científicos, las tecnologías médicas y las prácticas sanitarias. Todos estos beneficios no son para todos».

«Con el Covid-19, la pandemia nos ha hecho a todos igualmente vulnerables, todos igualmente expuestos» (cfr. Pontificia Academia para la Vida, Pandemia y fraternidad universal, 30 de marzo 2020).

Además, cuestiona sobre las lecciones aprendidas: «Más aún, ¿qué conversión de pensamiento y acción estamos dispuestos a experimentar en nuestra responsabilidad común por la familia humana?» (Francisco, Humana Communitas, 6 de enero 2019).

Resolver los problemas como una comunidad global

«Humana communitas es el título de la carta que el Papa Francisco envió a la Academia el 6 de enero de 2019, en el 25 aniversario de su fundación. El Papa nos pide que reflexionemos sobre las relaciones que unen a la comunidad humana y generan valores, objetivos, reciprocidad compartidos». Lo explica monseñor Vincenzo Paglia, presidente de la APV.

«Esta pandemia hace que la doble conciencia sea extraordinariamente aguda. Por un lado, nos muestra cómo todos somos interdependientes: lo que sucede en algún lugar de la tierra, ahora, involucra al mundo. Por otro lado, acentúa las desigualdades: todos estamos en la misma tormenta, pero no en el mismo barco.»

«Aquellos con barcos más frágiles se hunden más fácilmente. La ética de la vida se globaliza: ¿trataremos de salvarnos alejándonos cada vez más, o la vulnerabilidad común nos hará más humanos? Debemos responder a esta pregunta y debemos hacerlo ahora: ¿el ser humano sigue siendo una responsabilidad común?», agregó Paglia.

Vida suspendida en la pandemia y el dolor

Monseñor Paglia indica que en el texto se usó la palabra «inactual» para indicar «la urgencia de encontrar un pensamiento comunitario». Y recordó que «la vida parece suspendida y nos afecta la muerte de nuestros seres queridos y la pérdida de puntos de referencia». Por ello, señaló, la comunidad humana no puede limitarse «a discutir el precio de las mascarillas o la fecha de reapertura de las escuelas».

«Tendremos que aprovechar la oportunidad para encontrar el valor para discutir mejores condiciones para guiar el mercado y la educación, más bien. ¿Esto parece una afirmación exagerada? Aquí, exactamente esto significa inactual».

Para descargar el texto completo en español de la Pontificia Academia para la Vida para enfrentar como comunidad humana la era de la pandemia, haga click en el siguiente enlace: HUMANA-COMMUNITAS-EN-LA-ERA-DE-LA-PANDEMIA_Spagnolo.pdf

A continuación, compartimos el documento completo: 

HUMANA-COMMUNITAS-EN-LA-ERA-DE-LA-PANDEMIA_Spagnolo_compressed

 


Fuente: https://es.aleteia.org

Artículos relacionados:

email

Compartir