Dolarización transaccional

Foto: archivo WEB

Por Isaías Márquez | Analítica

Ha sido tan extrema la vorágine de transacción en dólares estadounidenses a causa del proceso de financiamiento inorgánico del gasto fiscal, de crecimiento de los agregados monetarios, que comenzó a financiarse mediante emisión monetaria del BCV; dinero inorgánico (burbuja) que monetiza el déficit fiscal y financia, directamente, al gobierno central y dota a los agentes económicos de un poder adquisitivo etéreo para compra de bienes no generados, con el resultado desconcertante de una hiperinflación perniciosa que se materializa en pulverización del poder adquisitivo y/o de compra de nuestro signo monetario, cuya devaluación monta a la tasa equivalente a unos 200 mil porcentual, que estimó el FMI de inflación para Venezuela a 12/2019 a causa, entre otras, de una reducción significativa del precio del petróleo en el mercado internacional.

Cerca de un 98% de las transacciones nacionales en efectivo, se efectúan mediante Zelle o pago móvil en moneda extranjera o, en su defecto, según el tipo de cambio al momento (dólar paralelo), aparte de que el régimen ha propiciado y/o permitido la circulación de divisas en el mercado y la importación de mercancías sin restricción alguna, lo que ha permitido una estabilidad de la economía nacional, muy relativa y ficticia.

Por otra parte, el FMI estima para 2020 una caída del PIB en un 10% e inflación de unos 500 mil por ciento.

Y, aunque no podríamos hablar de una inflación en dólares, se ha hecho patético que en Venezuela los precios en divisas también aumentan.

Potencialmente, revertir la dolarización, cuando algún día nuestra economía se estabilice, implicaría un costo altísimo con riesgos de perder muchos bienes y reducción de la capacidad adquisitiva de nuestros ingresos, así como ocupación muy escasa; de lo contrario, sin quejarse por la dolarización ya instituida.


Fuente: https://www.analitica.com/opinion/dolarizacion-transaccional/

Artículos relacionados:

email

Compartir