Kairos o tiempo oportuno

Foto: Archivo Web

Por Alfredo Infante sj. 

En medio de la adversidad y crisis humanitaria que vivimos hemos entrado en 2019 con signos claros de que estamos ante un «Kairos». El «kairos» espiritualmente significa un tiempo oportuno, de gracia, donde las energías de la creación y el dinamismo de la historia se ordenan a favor de la vida, de la dignidad humana, del bien común.

Es un tiempo cualitativo. Desde nuestra fe se trata del paso de Dios en medio de nosotros. «Kairos» no es imposición de parte de Dios, es oportunidad, que exige de nuestra parte mucha inteligencia para discernir y sintonizar nuestras decisiones en la dirección de Dios, es decir, de la vida, la dignidad humana y el bien común. Es un tiempo de alta responsabilidad humana, política y ciudadana.

Estamos en una encrucijada. Podemos abrir la historia sin violencia, si actuamos con inteligencia trascendiendo los intereses mezquinos o, si hay insensatez, y prevalece el arribismo y la mezquindad que tantas veces nos ha llevado por atajos y caminos ciegos, perderemos la oportunidad. Hoy, después de mucho tiempo, hay signos claros de que nuestra dirigencia política en su lucha contra el totalitarismo y la dictadura ha aprendido de sus fracasos anteriores y ha crecido en sabiduría y sintonía con el clamor de su pueblo. Por su parte, el cuerpo social herido y fragmentado ha venido recomponiendo y fortaleciendo su conciencia ciudadana. Es un tiempo en que se está rehabilitando la confianza.

En este sentido, 2019 está a punto de entrar a la historia del país como un hito donde emerge la conciencia democrática y se da inicio a un largo y arduo proceso de recuperación nacional. Guaidó, no es un Mesías, representa a una institución legítima y respaldada por las mayorías; institución que en esta hora aciaga le toca la responsabilidad histórica de la conducción política. Este joven ha mostrado espíritu de cuerpo al hablar claro al país pidiendo «el respaldo del pueblo el 23 de enero; y, ofreciendo a los militares la amnistía, para que vuelvan su corazón al país, a su gente».

Hasta ahora, gran parte de la comunidad internacional ha brindado el respaldo; el pueblo está hablando en los cabildos, y dio su mensaje contundente en las calles el 23 de enero; solo falta el respaldo de las Fuerzas Armadas para quienes se ofrece la ley de Amnistía.  Hay signos de esperanza.

En este contexto, en el evangelio de este domingo 27 de enero de 2019, Lucas nos presenta a Jesús anunciando su misión: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a anunciar la buena noticia a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor».

Así, como en Galilea, pasa Jesús en medio de nosotros, es el tiempo oportuno, 2019 puede ser nuestro año de gracia, se abre un horizonte, nuestros hijos se lo merecen.

Oremos Señor, danos sabiduría para discernir tu paso y tomar las decisiones acertadas a favor de la liberación de nuestro pueblo. Restaura la confianza para que vehiculada seamos una sola fuerza. «Sagrado corazón de Jesús en vos confío». Parroquia San Alberto Hurtado. Parte Alta de La Vega. Caracas-Venezuela.

Artículos relacionados:

email