Capitán general del Sector VI del Pueblo Pemón exigió el cese de las hostilidades

Morelia Morillo Ramos

@moreliamorillo

Acompañado del consejo de ancianos, que es la instancia de mayor peso entre las autoridades indígenas y de alrededor de 200 personas más entre hombres y mujeres, todos ellos habitantes de las 28 comunidades que agrupa el Sector VI-Akurimú del Pueblo Indígena Pemón, el capitán general Jorge Gómez, se pronunció este lunes 30 de diciembre contra los atropellos que -dijo- está sufriendo su gente, especialmente los jóvenes, en el contexto de las investigaciones vinculadas al asalto contra el Batallón de Infantería de Selva “General Mariano Montilla”, localizado sobre la Troncal 10, en el municipio Gran Sabana del estado Bolívar.

La Gran Sabana, el último municipio venezolano en la frontera con Brasil, es el territorio ancestral del Pueblo Indígena Pemón, un grupo de origen caribe conformado por alrededor de 30.148 personas de acuerdo con el Censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística en 2011. El Sector Pemón VI-Akurimú es el de mayor población, con al menos 19 mil habitantes según los registros de sus autoridades tradicionales.

En el comunicado que sirvió de guía a sus declaraciones, los líderes del Sector VI rechazaron la criminalización del Pueblo Pemón tras un hecho en el cual habría participado un grupo de sus jóvenes y el señor Ricardo Delgado, ex alcalde del municipio Gran Sabana e indígena pemón, quien a través de dos entrevistas de prensa habría asumido su responsabilidad.

Al respecto, en el escrito los líderes del Sector VI manifestaron su rechazo a los sucesos ocurridos en el Batallón de Infantería de Selva “Mariano Montilla”: “Estando conscientes de que bajo ninguna circunstancia se debe autorizar ni fomentar acción alguna encaminada a quebrantar o menoscabar total o parcialmente, la integridad territorial, la soberanía y la independencia política del Estado venezolano”.

E igualmente expresaron su rechazo a los actos discriminatorios contra las comunidades y sus habitantes de parte de las instituciones militares y civiles; el rencor y ensañamiento hacia aquellos que han presentado sus denuncias por los abusos y la tardanza en las investigaciones con respecto a las incursiones armadas en las que han muerto integrantes de este pueblo.

Desde los hechos del 22 de diciembre pasado, según denunciaron algunos de los presentes, se desconoce la identidad de los dos indígenas fallecidos en las cercanías de Paraitepui de Roraima; se produjo el allanamiento no autorizado en la comunidad de Kumakapay y aparentemente este lunes también en la comunidad de Wará; se desconoce el paradero de los tres detenidos el día 28 de diciembre en la comunidad de San Luis y se siguen reportando malos tratos en las alcabalas contra los indígenas, especialmente cuando visten de negro o usan botas de aspecto militar.

El propio Gómez dijo no saber si es cierta la información, que circula en redes sociales, según la cual el Tribunal Militar 17 de Control, a solicitud de la Fiscalía Militar, ordenó su aprehensión por el caso “Mariano Montilla”. Su pronunciamiento tuvo lugar en el Monumento de Las Banderas, sobre la línea limítrofe Brasil-Venezuela, como medida de protección.

Desde el 13 de marzo de 2018, fecha de la desaparición de Oscar Meya, el territorio pemón, una región conocida por sus incomparables bellezas escénicas y por su tranquilidad a pesar de la violencia generalmente asociada al resto del país, se convirtió en escenario de una serie de hechos violentos, estos aparentemente provocados por la existencia de grupos vinculados a las mafias mineras y la determinación de los grupos armados institucionales de controlar sus acciones. Así ocurrió en Canaima el 8 de diciembre de 2018; en Kumarakapay y Santa Elena de Uairén el 22 y 23 de febrero de 2019 y en Ikabarú el 22 de noviembre de 2019.

En referencia a esa seguidilla de sucesos violentos, Gómez se mostró preocupado ante la posibilidad de que existan intereses personales, vinculados al Gobierno, interesados en apoderarse de los territorios indígenas y en ese sentido hizo un llamado a los organismos nacionales e internacionales a amparar a esa población indígena que representa, siempre de acuerdo a las leyes vigentes nacional e internacionalmente.

Por todo lo anterior, la Capitanía General del Sector VI decidió convocar a las capitanías generales de los sectores 3, 5, 7 y 8 del Consejo de Caciques del Pueblo Pemón a la resolución del conflicto; así como la activación del Tribunal “Mayín Nonkanín” de Jurisdicción Especial Indígena del Sector VI para atender la situación actual.

 

 

Artículos relacionados:

email

Compartir