Doctor José Gregorio Hernández, ejemplo de que los milagros existen en Venezuela

Foto: Archivo Web

Por Ramón Pérez 

El cardenal Porras se movilizó hasta San Fernando de Apure para instalar el tribunal eclesiástico que autenticará el milagro ocurrido por intercesión del “Médico de los pobres”.

“El caso está en pleno proceso de estudios a nivel diocesano y luego será elevado a la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano la instancia que tiene la potestad de dar el aval definitivo. De momento, mostramos nuestra alegría con mucha cautela pero con infinita fe en que este milagro avale definitivamente la posibilidad de que el Doctor José Gregorio Hernández pueda ser elevado a los altares”.

Así lo reveló de manera exclusiva para Aleteia, el padre Ender Ramón Moissant Ugarte, responsable de medios de la Diócesis de San Fernando (estado Apure), en Venezuela.

Sus declaraciones se produjeron este martes 18 de diciembre, luego que el cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, administrador apostólico de Caracas y arzobispo de Mérida, acudiera a la entidad llanera junto a miembros de la Conferencia Episcopal Venezolana, “para autenticar el posible milagro” ocurrido en esa región.

“Es el primer paso para estudiar el posible milagro”, acotó Moissant con marcada alegría a través del contacto telefónico. “Fue un momento ameno y oportuno para compartir, orar y poner todo en manos de Dios. La última palabra la tiene la Santa Sede. Nuestro trabajo ahora es organizar todo el expediente”, añadió.

Apuntó que la finalidad del trabajo realizado por el el obispo fue  instalar el tribunal disciplinario eclesiástico al que le corresponderá “determinar si el caso adjudicado en esta ocasión al Venerable José Gregorio Hernández, contiene el necesario milagro y lo hace merecedor de la anhelada beatificación”.

Uno de los asistentes fue monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, obispo auxiliar de Caracas y vice postulador de la causa de beatificación del insigne médico venezolano nacido en Isnotú (Trujillo) el 26 de octubre de 1864, y quien falleció atropellado en Caracas, el ‎29 de junio de 1919. También asistieron miembros del equipo de canonistas y médicos que tomaron juramento de sus funciones para estudiar el portentoso hecho.

“Es el primer paso para estudiar el  posible milagro de José Gregorio Hernández en la entidad llanera. Fue un momento ameno y oportuno para compartir, orar y poner todo en manos de Dios. La última palabra la tiene el Vaticano”, dijo Ender Moissant.

El vocero de la diócesis apureña explicó que al frente de este nuevo caso se encuentra monseñor Alfredo Enrique Torres Rondón, obispo de San Fernando, y quien pidió a todos los fieles orar por esta causa llegue a feliz término. “Es nuestro deber estudiar el caso y presentar las pruebas para que la Santa Sede tome la decisión final”, añadió.

El milagro de la beatificación existe

Mientras tanto y a la espera de una respuesta por parte del Vaticano, miembros de la Iglesia seguirán orando de cara a garantizar que el venerable se convierta en beato, garantizó el joven sacerdote.

“El milagro está en la calle, es nuestra tarea como Iglesia, documentar y demostrar los milagros existentes en el país. Esperamos en José Gregorio Hernández que los venezolanos podamos llevar a los altares a este hombre de Dios, ciudadano ejemplar, científico y persona de bien que supo equilibrar la fe y la ciencia, y que es considerado un ejemplo para todos”, aseguró finalmente.

La causa de beatificación del doctor José Gregorio Hernández ha cobrado mucha fuerza recientemente, incluso, el cardenal Porras designó ante la Santa Sede a la experta teóloga e investigadora, Silvia Mónica Correale, como nueva postuladora, tomando como base su dilatada experiencia en el proceso exitoso de varios santos, laicos y religiosos de origen latinoamericano.

Fuente: Aleteia 

Artículos relacionados:

email