Carta desde la Guajira, Venezuela

En 1998 nació en Paraguaipoa la primera emisora indígena de Venezuela, perteneciente a la red Nacional de Radios de Fe y Alegría. Las voces que se escuchan desde entonces en esta radio, son Wayuu y Añu.

“Antes las noticias llegaban en burro y hoy llegan gracias Fe y Alegría Paraguaipoa” cita textual del desaparecido Miguel Ángel Jusayu, escritor y Lingüistca que acompañaba ininterrumpidamente la celebración del aniversario de la Radio cada 12 de octubre en conmemoración del encuentro de dos culturas.

La Radio ha estado no sólo al servicio comunicacional para denunciar y anunciar hechos, sino también para sembrar el idioma materno, wayuunaiki. Nació con el propósito de fortalecer y enraizar los valores culturales del pueblo indígena más numeroso de Venezuela y Colombia.  

Ella ha sido la ventana para mostrar eventos positivos y negativos por los cuales ha travesado la Guajira. A través de sus ondas hertzianas se han dado a conocer situaciones graves que van desde enfermedades como encefalitis equina, dengue, hepatitis, desnutrición y malnutrición infantil, hasta abuso de autoridad por parte de militares, el contrabando, falta de servicios públicos básicos en especial el agua. 

La primera emisora indígena del país motivó a que en el año 2.000 naciera el Comité de los Derechos Humanos de la Guajira. Estas dos instituciones trabajen de la mano en la lucha por la defensa de los indígenas Wayuu y Añu.  La ONG ha recibido a lo largo de los años distintos reconocimientos por parte de organizaciones de derechos humanos tanto nacionales como internacionales.

La programación de Fe y Alegría Paraguaipoa posee un fuerte contenido en promoción de los derechos humanos. Hemos estrechado vínculos con organizaciones como Caritas de Venezuela y el ACNUR en la búsqueda de sensibilizar a la población en el tema de desplazamiento y refugio. Entre los productos logrados se encuentran piezas en formato largo y corto (micro-programas y tres radionovelas).

Fe y Alegría Paraguaipoa es el único medio de comunicación social presente en territorio wayuu, vale destacar que este espacio ha servido también para la formación de muchos indígenas que hoy se encuentran ocupando cargos relevantes en el Estado venezolano.

En sus inicios la señal abarcaba todo el municipio Guajira y parte del norte de la Guajira Colombiana con un alcance de 1200 MV. Pero desde hace un año la torre transmisora comenzó a sufrir desperfectos y fue cediendo ante la falta de mantenimiento debido a que no cuenta con los recursos necesarios para dicho mantenimiento.

Lamentablemente esta maquinaria no existe, pues algunas personas inescrupulosas desbalijaron las instalaciones y hurtaron gran parte de la torre, el pasado 31 de diciembre de 2017.

Las malas noticias siguieron este año como un mal sueño, en el 2do trimestre del año 2018 un incendio causado por fallas eléctricas afectó el 40% de las instalaciones y esto obligó al personal a resguardar algunos equipos en la sede de la escuela de Fe y Alegría que funciona en el mismo espacio, sin embargo, el fuego terminaría de consumir en su totalidad las instalaciones el pasado mes de agosto debido a una descarga eléctrica que provocó tal hecho.

Hasta la presente fecha la señal de Radio Fe y Alegría Paraguaipoa sólo abarca 10 mil metros cuadrados, pues su capacidad quedó reducida a 300 MV,

Ya nuestros ancianos de la Alta Guajira no escuchan sus jayechi (cantos wayuu). Ya el reloj ajustado a la orientación del wayuu no suena en la comunidad de Paraguachon. Ya lo niños del el Cañito que tomaban sus apuntes para aprender a escribir y leer wayuunaiki no lo pueden hacer. Ya los hermanos Añu no se informan de las noticias que ocurren en la Guajira.

Este es el Panorama actual, se escribe estas letras como aquella anciana o aquel anciano de familia que se dispone a hacer una Yanama (trabajo en conjunto) o ounuwua (solicitar colaboraciones para una causa justa) para que nuestras voces sigan volando libres como el viento en cada hogar, en cada caserío de la Guajira.

El sueño es volver a escuchar una radio nítida y potente, con paredes firmes decoradas con maderas ofrecidas por los hermanos Añu.

Estamos seguros que estas líneas se sembraron en los corazones, de nuestros hermanos.

el fuego solo sirvió para que la voz se avive, estos incidentes no significan una voz que se paga sino las voces que toman impulso para volar más alto.

Ayúdanos a continuar este sueño, el sueño de una Guajira más Justa donde nuestros niños, ancianos., mujeres y hombres tengan una vida digna rica en valores milenarios.

La emisora Radio Fe y Alegría Paraguaipoa necesita reconstruir nuevamente su sede y adquirir una torre que permita potenciar su señal para cubrir todo el espacio radial de la Subrregión Guajira y zona norte del departamento de la Guajira.

Ojalá este 12 de octubre podamos escuchar el Kashairra (tambor) que anuncie la llegada de Juyá (lluvia). Su bendición lavará los rastros del fuego que arropó nuestra casa. Juyá refrescará las voces para escuchar otra vez a nuestra anciana cantar, ella es la tierra misma que abraza a sus hijos.

 

Saylin Fernández, directora

Algimiro Montiel, periodista y productor

Glenyis Sencial, periodista y productora

 

Notas:

Para conocer detalles del incendio ver el siguiente vinculo: http://www.el-nacional.com/noticias/sociedad/sobrecarga-electrica-causo-incendio-radio-alegria-del-zulia_250194

Para conocer detalles del robo en las instalaciones de Fe y Alegría Paraguaipoa 92.3 FM visite el siguiente vinculo: http://elestimulo.com/blog/derrumban-la-torre-de-radio-fe-y-alegria-en-paraguaipoa/

Artículos relacionados:

email