Padre Avendaño de Radio María Venezuela: “Estoy contento, voy a ver a la Virgen”

Ramón Antonio Pérez | Aleteia Venezuela

A pesar de sus dolencias y enfermedades, este sacerdote no se apartó nunca del compromiso adquirido con la Virgen a través de Radio María Venezuela, convirtiéndose -además de fundador- en referencia y digno ejemplo a seguir.

 “La Virgen María debe estar contenta con la llegada del padre Luis Avendaño a la casa celestial. Hace poco más de dos semanas, cuando él iba saliendo para la clínica luego de una recaída a consecuencia de la diabetes que le acompañó toda su vida, en su rostro, en lugar de tristeza y preocupación, había mucha alegría. Padre Luis no se cansaba de repetir: “¡Estoy muy contento, porque pronto voy a ir a ver a la Virgen!”.

Con estas palabras la abogada y locutora, Gladys Bermúdez, describió parte de los últimos momentos del padre Luis Antonio Avendaño Lira, en su tránsito al Cielo la mañana del domingo 16 de agosto, luego de cumplir una importante misión en la iglesia venezolana: la fundación de Radio María Venezuela (RMV) 1450 AM.

Se trata de una ardua tarea que inicialmente llevaron adelante Gladys Bermúdez, en el rol de secretaria; y el también fallecido periodista y locutor, Pedro Raymundo Moreno, en el cargo de presidente. A ellos se sumó este sacerdote nacido en Caracas el 25 de mayo de 1957. Su vocación inició a principios de la década de 1980 con los religiosos Mercedarios, para después incardinarse a la Arquidiócesis de Caracas.

“La muerte del Padre Luis nos llena de tristeza porque fuimos compañeros del trabajo evangelizador a través de la radio, pero también nos da regocijo porque ha descansado de sus enfermedades y disfruta del Cielo. Ahora será nuestro intercesor junto a Emanuele Ferrario -fundador y presidente de la World Family de Radio María- y también de nuestro Pedro Moreno, verdaderos santos laicos de nuestro tiempo”, expresó.

“El deceso de Avendaño no sólo ha afectado a la iglesia de Caracas sino a todo el país, especialmente a las personas que viven solas y enfermas, cuya única compañía por muchos años ha sido la señal de Radio María Venezuela”.

Su compromiso después de un retiro espiritual

Comentó que el 10 de abril del año 2003 se legalizó la Asociación Civil Radio María Venezuela, en la que además de Gladys Bermúdez y Pedro Moreno, aparecen por la World Family of Radio María, Enmanuel Ferrario y Vittorio Vicardi. Consiguen la frecuencia y un local espacioso, pero les faltaba un sacerdote, lo cual era un requisito exigido por la Word Family Radio para que se pudiera dar inicio a las actividades.

Bermúdez y Moreno tenían un programa semanal de contenido católico llamado “Amanecer en Cristo”, en la emisora Jazz 95.5 FM de Caracas. En varias ocasiones llevaron a Luis Avendaño, que entre los años 2000 y 2005, era párroco de la iglesia “El Buen Pastor”, en Bello Campo de Chacao, al este de Caracas.

A partir del año 2004 el programa pasaría a llamarse “Radio María Venezuela”, como una manera de darle publicidad a la futura emisora católica del país.

Al terminar uno de estos programas invitaron al sacerdote a tomar café y allí le hicieron la propuesta de que les acompañara para poder sacar al aire la emisora. “Él, con mucha alegría y lágrimas en los ojos, de inmediato, aceptó”, recuerda Bermúdez. Ese compromiso inicial llevó a Avendaño y Pedro Moreno a un encuentro en Italia con presidentes y directores de las emisoras que conforman la World Family de Radio María. “De allí regresó muy contento, sin embargo, ante su responsabilidad parroquial, todavía la haría esperar un breve tiempo para entregarse a tiempo completo a RMV”.

Un retiro con los padres benedictinos sería el empuje final para que el padre Avendaño pudiera abrazar definitivamente con la emisora. “Yo como que estuve sacándole el cuerpo a Radio María, pero ahora doy como testimonio y estoy convencido, de que tengo que seguir aquí al llamado que me hace la Virgen”, les dijo de manera íntima a Gladys Bermúdez y Pedro Moreno.

“Definitivamente, Radio María Venezuela, ya contando con su sacerdote, sale al aire el 1 de noviembre de 2004”, enfatiza Bermúdez. Lo hizo, bajo el eslogan: ‘Una radio católica en tu casa’, que luego cambiaría a: ‘Una espiritualidad hecha radio’, elaborado por Avendaño y que todavía identifica a la emisora. El 8 de diciembre de 2004, Luis Avendaño fue nombrado director de programación, cargo que ocuparía hasta 2009.

Lloraba dando las homilías

Marlene Croche, una de las voluntarias de RMV, recuerda que antes de que ésta radio saliera al aire, ya el sacerdote era formador de los conductores de programas. “Nos enseñó a escoger los nombres de los programas, los contenidos, a elaborar los guiones, usar los equipos y hasta nos motivó a realizar el curso de locución en la Universidad Central de Venezuela; pasaba horas enseñándonos”, expresó en sonido para Aleteia.

“Con sabiduría y una profunda formación religiosa, además de la devoción mariana que le caracterizaron, se convirtió en una referencia. Nunca le faltó el buen humor”, recuerda. “Era un hombre de oración muy intensa y profunda; cuando dirigía los retiros espirituales para los conductores de programas, dejaba grandes enseñanzas”, reiteró.

En Facebook no han dejado de abundar los testimonios acerca del religioso. “Este sacerdote en muchas ocasiones lloraba dando las homilías”, publicó Corito Navarro.

¿Por qué sonríe a pesar de su enfermedad?

“No hay Calvario sin la Cruz de Jesucristo, ni redención sin el sacrificio personal”, dijo en junio de 2018, durante una visita al periodista Ramón Antonio Pérez, que entonces estaba a cargo de la oficina de prensa de la Arquidiócesis de Caracas. Aunque se le notaban las úlceras en las piernas y físicamente débil, su fortaleza espiritual era fuerte y su eterna sonrisa no lo abandonan.

“La diabetes ha sido mi cruz y yo se la he ofrecido a Dios y la Virgen”, dijo mostrando unos insumos para dializarse. En ese momento la crisis humanitaria ya estaba muy acentuada en Venezuela y eran constantes los reclamos de los pacientes crónicos. “Me ha costado mucho conseguir este kit. Lo debo llevar a la clínica para poder dializarme nuevamente”, comentó. “Pero también debo llevarle alegría a las personas que como yo esperan su tratamiento”.

Consideraba aquella experiencia “una obra evangelizadora” en la que como sacerdote muchas veces le tocó confesar a sus compañeros enfermos o realizarles las exequias. “A muchos de ellos los veo durante la diálisis y luego los voy a ver más porque fallecen. Así que aprovecho para hablar con ellos y darles algo de consuelo”, aseguraba.

“Una sonrisa”, aseguraba el padre Avendaño, “es posiblemente, el mejor regalo que ellos van a recibir antes de morir”. “Efectivamente, ese era el Padre Luis. No desaprovechó la oportunidad para evangelizar”, atestigua de nuevo Bermúdez.

Despertar vocacional con los mercedarios

El jueves 20 de agosto, monseñor Tulio Ramírez, actual director de RMV presidió la misa exequial, en la que recordó la vida sacerdotal del padre Luis Avendaño. Habló de su discernimiento vocacional iniciado con los Mercedarios. Tras su ordenación sacerdotal el 20 de noviembre de 1983, además del trabajo penitenciario, cumplió roles como capellán de la Policía Metropolitana y del Retén e Internado Judicial de Catia, Caracas.

Con el tiempo, en él se despertó el gusanillo de la comunicación perfilándose con la participación en programas de radio con los que colaboró: “La Luz del Señor” en el Circuito Radial Continente 590 AM; y “Amanecer con Cristo”, en Jazz 95.5 FM, en 2000.

Luego de ser conquistado para formar parte del equipo fundacional de Radio María Venezuela, condujo acertadamente varios programas: “En la Senda del Catecismo”, (2003-2009); “A la Escucha de Dios” (2012); “Devoción, Devociones y Devocionismos” (2015); y “Sintonizando en la Fe” en el año 2015. Hoy su sonrisa está en la presencia de la madre de Dios, a la que nunca dejó de venerar y mencionar entre los radioescuchas.


Fuente: https://es.aleteia.org/2020/08/24/padre-avendano-radio-maria-venezuela-estoy-contento-voy-a-ver-a-la-virgen/

Artículos relacionados:

email

Compartir