En Lara hubo 135 presuntas ejecuciones extrajudiciales de enero a junio 2020

Foto referencial | Ángel Zambrano | El Informador

Por Centro Gumilla | Provea

La población del estado Lara es una de las más afectadas en el país por la arbitrariedad y la violencia de policías y militares.

En los primeros seis meses del año 2020 los cuerpos de seguridad asesinaron a 135 personas en dicho estado. En 60 casos, los familiares denunciaron ante los medios de comunicación que se produjeron ejecuciones extrajudiciales.

La Policía Nacional Bolivariana (PNB) es el organismo más letal en el estado Lara al ser responsable de 90 asesinatos. De ellos, 70 a través de su cuerpo élite las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), 17 a través de su componente Brigada de Respuesta Inmediata (BRI), 2 mediante el Grupo de Respuesta Inmediata (GRI) y uno por funcionarios de este cuerpo policial no adscrito a ninguno de esos tres componentes.

Lejos está dicha policía del ofrecimiento que se realizó finalizando el gobierno de Chávez que sería una policía humanista, respetuosa del ciudadano y que se ganaría la confianza de la población. Hoy es una maquinaria que impone terror en las zonas pobres.

La denuncia realizada por familiares en contra de los organismos de seguridad representa el 44.44 % de los casos, mientras el 55.56 % se maneja la versión policial de que se trata de un supuesto enfrentamiento en contra de los cuerpos de seguridad.

De la misma forma, se pudo constatar que los 135 fallecidos eran todos hombres.

Dos patrones recurrentes

Según las 60 denuncias realizadas por los familiares de los fallecidos no se tratarían de enfrentamientos. Afirman que las víctimas no estaban armadas.

Es la región larense es un común denominador que, en las denuncias, se indique que las personas estaban con vida, sin armamento y que fueron asesinadas luego de haber sido detenidas por los funcionarios de los cuerpos de seguridad.

A través de estas 60 denuncias se pudo determinar que existen dos patrones en el momento de practicar estas presuntas ejecuciones extrajudiciales.

El primero: es el más recurrente, y consiste en detener a las personas en sus viviendas. Son sacados vivos, los trasladan a otras zonas de la ciudad y son asesinados.

El segundo: allanan sin orden judicial y desalojan la vivienda. En ocasiones trasladan a los familiares de las víctimas hasta comandos policiales, mientras la persona es ejecutada en su propia morada.

En ambas circunstancias, los seres queridos de los fallecidos denuncian que las escenas del crimen son modificadas por el organismo actuante en el procedimiento.

Uno de los casos en donde se puede apreciar los hechos antes descritos es la muerte de Carlos Diosvedi Rodríguez Ortíz y Jhon Williams Linarez Rodríguez, de 31 y 26 años de edad. Los dos jóvenes fueron asesinados por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), hecho ocurrido el 29 de enero en el barrio Las Tinajitas.

Según las declaraciones de los familiares publicadas en el portal web de la organización de derechos humanos Proiuris, (http://proiuris.org/?p=58233)

los jóvenes, quienes eran primos, los detuvieron y suplicaron por sus vidas, pero aun así los asesinaron. No era la primera vez que esta familia pasaba por una situación así, pues en 2018, los efectivos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) habrían asesinado al padre, a un hermano y otro primo de Jhon Williams y, en esa oportunidad, denunciaron que los habían sacado de la vivienda y los mataron en otra zona.

FAES el más letal  

Según el monitoreo realizado en el primer semestre de 2020, de los 135 asesinatos, 70 fueron perpetrados por el cuerpo élite FAES de la Policía Nacional Bolivariana, lo cual representa el 51.58 % de los casos, convirtiéndolo en el más letal.

Los sigue el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), con 33 hombres asesinados, lo que se traduce en 24.44 %.

Posteriormente, se encuentra la Brigada de Respuesta Inmediata (BRI) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) cuerpo que ha actuado similar a las FAES y fue creado en Lara una vez que el jefe de las FAES pasara a ser el comandante de la PNB en la región.

En sus actuaciones el BRI registra 17 hombres fallecidos que representan el 12.59 %. Otro de los grupos creados, fue el Grupo de Respuesta Inmediata (GRI) que suma 2 víctimas, y una de la PNB por funcionarios no adscritos a ninguno de los componentes especiales.

La Policía del Estado Lara suma 7 víctimas, cuatro de ellas a través de la Dirección de Inteligencia y Estrategias Policiales (DIEP).

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) es responsable de 4 asesinatos, 3 de ellos a través del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS) y, finalmente, la Policía Municipal de Iribarren (PMI) es responsable de un caso.

En el caso de organismos que tienen cuerpos élites específicos, hemos querido mostrar la responsabilidad de cada uno de esos componentes especiales (FAES, GRIP, BRIP, DIEP, CONAS)

De los 135 casos solo en un caso que fue con la Policía Municipal de Iribarren (PMI) hubo un funcionario herido, que equivale al 0.74 %.

De las muertes registradas en la región en manos de los cuerpos de seguridad, 134 de las víctimas murieron a consecuencia de un disparo por arma de fuego, lo que representa el 99.26 % y el otro caso fue un preso del CICPC que denunciaron fue asesinado a golpes ocasionado por un uniformado.

 Jóvenes asesinados

De los fallecidos en la región los jóvenes son el mayor blanco de los cuerpos de seguridad, evidencia de ello es que en seis meses fueron 77 hombres con edades comprendidas entre 18 a 30 años de edad, lo que representa un 57.03%.

Entre 31 a 56 años de edad, fueron 42 los fallecidos, 4 adolescentes y 12 personas a las que se desconoce la información de su edad.

Iribarren el más violento

De los 9 municipios de la región larense en 7 se registraron hechos de violencia policial y militar, siendo Iribarren el epicentro de los casos, donde se perpetraron el 80,74 % de todos los hechos.

109 personas fueron asesinadas en Barquisimeto, en especial al oeste y noroeste de la ciudad, seguido del municipio Jiménez con 10 víctimas, Palavecino con 8 víctimas, en Torres fueron 4 personas las que mataron y en Simón Planas 2; mientras en Andrés Eloy Blanco y Crespo se registró un caso.

De 9 municipios sólo en 7 hubo presuntos enfrentamientos

Enero fue el más sangriento

En Lara el primer mes del año fueron 32 las muertes en mano de los cuerpos de seguridad. En promedio mataron una persona por día, mientras que en el mes de febrero fueron 28, en marzo la cifra redujo considerablemente en marzo y la FAES de la PNB es el cuerpo armado que más ejecuta en la región prácticamente detuvo sus operaciones por varias semanas, presuntamente por una orden a nivel nacional dada a dicho organismo.

En el mes de abril aumentaron los decesos a 23, en mayo fueron 28 y en junio hubo una reducción de 18.

Según el monitoreo diario se evidenció que, aunque asesinan todos los días de la semana, el día que más utilizan para operar es el lunes.

En el primer semestre asesinaron a 39 personas el día lunes y 37 el día domingo, lo que representan esos días un 56, 28 %

Durante los jueves se cometieron 20 asesinatos, seguido de miércoles con 14 muertes y sábado con 11.

Los días en los que menos se ejecutan crímenes por partes de los cuerpos de seguridad en esta región son los martes donde hubo 9 víctimas y el domingo 5.

La violencia institucional militar y policial afecta sobre todo a las poblaciones de zonas pobres. Ser joven, tener una edad entre 18 y 30 años y vivir en una zona popular, es de alto riesgo en Venezuela. Ese joven es una potencial víctima del abuso policial.

Toda esta violencia se realiza por la alta impunidad existente. Los funcionarios se sienten en libertad de actuar al confiar que no serán investigados y sancionados.

Contribuye al abuso policial y militar el silencio del Defensor del Pueblo Alfredo Ruíz. Si alzara la voz ante las graves violaciones de derechos humanos y exigiera investigaciones, muchas vidas pudieran salvarse.

Artículos relacionados:

email

Compartir