65 años de Fe y Alegría: ¿Por qué celebrar un aniversario?

Foto: cortesía radio Fe y Alegría noticias

Este 05 de marzo, el movimiento de educación popular y promoción social Fe y Alegría cumple 65 años. Más de seis décadas de esfuerzo y dedicación, de lucha, de esperanza, de fe, de apostar por una educación de calidad dirigida especialmente a los más excluidos de la sociedad, dándoles la oportunidad de crecer y desarrollarse personal y profesionalmente. Hoy también nos unimos a esta celebración. En un contexto de mucha dificultad como el que vive el país, es cuando más se necesita gente y organizaciones comprometidas con la dignidad humana, con el «hacer el bien y hacerlo bien». Por ello, les quisimos compartir esta carta de su director general, el padre Manuel Aristorena s.j., donde reflexiona sobre la esperanza y las razones de celebrar a pesar del viacrucis que estamos padeciendo como sociedad.

Queridos amigos:

No es nada nuevo decir que padecemos una severa crisis. Emergencia humanitaria compleja, le llaman los expertos. Los que la sufrimos día a día la llamamos pesadilla, tragedia, injusticia, “hasta cuándo”, “cuándo será el día que…”

Y en medio de esta dura realidad, en Fe y Alegría Venezuela nos disponemos a celebrar nuestro 65 aniversario. Nos hemos organizado para desarrollar algunos eventos pero sobre todo, para vivir este año con un tono de esperanza y agradecimiento.

Pero, ¿cómo es posible que estemos pensando en celebrar en estas condiciones tan duras? ¿Dónde están nuestros principios y criterios?  ¿Son celebraciones lo que necesitamos en este momento? ¿Acaso eso no es un anti-testimonio frente a la miseria reinante? Estas y muchas otras interrogantes nos pasan por la cabeza.

  • Queremos que nuestra celebración sea una oportunidad para alimentar la Esperanza. ¡Quién dijo que se acabaron los sueños! Seguimos apostando por hacer realidad el sueño de una Venezuela digna, productiva, democrática, donde nuestros niños y jóvenes puedan crecer y educarse y realizarse como personas. Recordamos las palabras del P. Vélaz: Fe y Alegría no se puede casar con la desesperanza. Nuestra vocación es ser personas de activa esperanza frente a ese escenario inmenso de pobreza y miseria de una gran parte de la humanidad. Atreverse a más en Fe y Alegría es renovarse, rejuvenecerse y acumular victorias. (P. J.M. Vélaz)   Celebramos y alimentamos la esperanza.
  • Es una oportunidad para agradecer a Dios, a la infinidad de personas que han creído en nosotros, nos han apoyado en la fundación y mantenimiento de escuelas y emisoras, en la atención integral a los muchachos (educación, protección, alimentación, recreación…). Gracias muchas gracias. Y unas gracias de corazón al personal que día a día, entrega lo mejor de sí para que nuestros estudiantes, participantes, oyentes reciban un servicio educativo y comunicacional digno. ¡Porque la educación de los pobres no puede ser una pobre educación! Celebramos y agradecemos.
  • Junto al reconocimiento del trabajo, entrega y compromiso de tanta personas por la educación de los más necesitados no dejamos de hacer un llamado a toda la sociedad y al Estado venezolano para que haya salarios y condiciones dignas. Recuerden: sin maestros no hay escuela.  Levantemos la educación. Dignifiquemos al trabajador de la educación. Celebramos y luchamos.
  • Celebramos la validez de creer y apostar por las semillas sembradas a lo largo de estos 65 años. Fe y Alegría es fruto de ese tesón diario, de esa rutina cotidiana, de hacer las cosas pequeñas y necesarias, de impulsar iniciativas y acompañar procesos silenciosos. Un país se construye con el trabajo ordenado, sistemático, organizado de mucha gente. Celebramos y apostamos.
  • Frente a la tendencia del nada se puede; del sálvese quien pueda, celebramos, junto a muchos otros, la existencia de caminos e iniciativas para la salida de la crisis. Hay niños aprendiendo; jóvenes estudiando y desarrollando competencias para salir adelante; hay maestros enseñando; hay gente diseñando estrategias educativas para abordar la emergencia; equipos directivos gestionando con creatividad y compromiso; hay comunicadores llevando hasta los pueblos más alejados información, entretenimiento y esperanza. Hay resistencia activa a dejarnos envolver en la frustración. Celebramos y resistimos activamente.
  • En fin, la celebración es una muy buena oportunidad para convocar a los distintos actores, grupos y organizaciones a unirnos en la construcción de alternativas… Esto no está perdido. Que cada uno ponga sobre la mesa lo que tiene para la reconstrucción de nuestro país. Nosotros traemos una propuesta educativa para atender la emergencia. Comenzamos a implementarla en nuestros centros educativos y la ofrecemos a todo el país. Dialoguemos, construyamos juntos, mejoremos esta primera versión. La educación para atender la emergencia será el hilo conductor de toda nuestra celebración. Unidos por la educación. Celebramos y educamos.
  • Celebramos la vida de nuestros fundadores. El P. Vélaz con su osadía espiritual que le hizo luchar por los más necesitados a través de la educación. Y especialmente, la vida de Abraham Reyes y Patricia. Hoy resaltamos un estilo de vida marcado por el servicio, por el trabajo hecho con calidad y cariño, por la fe en Dios como motor de la vida, por la generosidad para apoyar el bien de los demás, por la espiritualidad mariana que lleva a Jesús y su proyecto de buena noticia para todos. Celebramos y resaltamos la vida de personas cristianas y sencillas de nuestro pueblo.

Por estas y muchas otras razones, celebremos estos 65 años de vida de Fe y Alegría. Que Dios siga alimentando la esperanza de una vida digna para todo su pueblo.

Manuel J. Aristorena s.j. | Director General de Fe y Alegría Venezuela

Artículos relacionados:

email

Compartir