Venezuela: ¡Tengan corazón con los niños que necesitan ser trasplantados!

Foto: Cortesía Aleteia

Por Ramón Antonio Pérez

Los niños en espera de un trasplante de médula ósea “caen como barajitas”, frente al gobierno de Maduro, que prefiere comprar armas para mantenerse en el poder

“Lo único que les pido es que ayuden a los niños que quedan allí adentro. Mi hijo luchó bastante: fueron cinco meses y 11 años esperando un trasplante de médula ósea (…) que tengan un poquito de corazón con esos niños que quedan allá adentro, están sufriendo y no hay medicamento”. Así lo pedía la señora Jennifer Guerrero, este 27 de mayo, en medio de una protesta que se cumplió frente al hospital “J. M. de los Ríos”, de Caracas.

Su hijo, Erick Altuve, de 11 años de edad, falleció la noche del 26 de mayo, esperando su trasplante de médula ósea, siendo hasta ahora, la última víctima de un grupo de 30 niños que esperan ser trasplantados, 20 de ellos con carácter de urgencia. Su deceso ocurrió en este centro de salud infantil, el de mayor prestigio en Venezuela.

La angustiada madre solicitó la “revisión” de las “quimios”, ya que al parecer, “están vencidas o mal preparadas porque los niños ya no las están aguatando”. Además, denunció el tipo de alimentación que reciben los niños. “No es justo que a tu hijo le lleven arepa sola en la mañana, o le den pasta sola al mediodía, o arroz con caraotas en la tarde. Eso no es comida, ni nutrientes para un niño que tenga diagnóstico de cáncer”.

No había plaquetas para Yeiderberth

Pero el caso de Erick Altuve no es el único. La cadena de niños que han fallecido esperando ser trasplantados de la médula ósea se destapó el 6 de mayo, con Giovanny Figuera, de 7 años de edad; aunque este es apenas un nuevo listado del que poco a poco las autoridades se han olvidado. Así, el 23 de mayo, fallece Robert Redondo de 7 años; y el 25 de mayo, ocurría lo mismo a Yeiderberth Requena, de 8 años.

Unos días después del fallecimiento de Giovanny Figuera, Aleteia habló con algunos pacientes y sus familiares, recluidos en el “J. M. de los Ríos”. Se logró ingresar, como en febrero del año 2018, pero esta vez sin equipos fotográficos para evitar las represalias de los cuerpos de seguridad internos. Después de fallecer Giovanny, entre los pacientes y sus familiares, reina el temor a ser la “próxima víctima”.

Incluso, en esa ocasión Aleteia contactó a Yeiderberth y sus familiares. Explicaron que el niño padecía de leucemia mieloide aguda desde 2015, y requería con urgencia el trasplante de la médula ósea para continuar viviendo. Estaba en la “lista de espera” de los 30 niños, niñas y adolescentes que deberían ser atendidos en Italia o España.

Wendy González, la madre de Yeiderberth, relató que antes de ser diagnosticado con la leucemia mieloide aguda, se le descubrió una celulitis en el dedo medio de la mano derecha, el cual ameritó hospitalizarlo en “J.M de Los Ríos”. Superado el percance fue dado de alta, pero a la semana, el niño comenzó a palidecer. “Le hicieron varios exámenes donde aparecía que tenía el 41% de glóbulos blancos. Fue remitido a un hematólogo quien confirmó la aparición de la peligrosa enfermedad”, narró.

El día de la visita periodística, Yeiderberth se sentía quebrantado, tenía problemas respiratorios y no quería comer, lo cual angustiaba a su madre. “La situación es angustiante en estos momentos porque no hay plaquetas en el hospital y mi hijo requiere suministro cada 6 horas”, expresó Wendy en ese momento.

Junto a ellos estaba su abuela Beysi González, dándole fuerzas para seguir adelante. Ellos conocieron al niño Giovanny Figuera. “Compartió la misma habitación con mi hijo Yeiderberth”, expresó Wendy. Rechazó los pretextos del gobierno para no asumir su responsabilidad con respecto al convenio suscrito con las instituciones de Italia.

“Me parece una burla que incumplan con sus obligaciones y descuiden la vida de los ciudadanos, especialmente de la infancia venezolana”, decía Wendy, temerosa de que su hijo pudiera ser la próxima víctima. El niño murió, el sábado 25 de mayo.

 “Con la vida de los niños no se juega”

Otro caso, es el de María Angélica Marcano, de 12 años de edad. Tiene las plaquetas bajas (11.2), refirió preocupada Deysi Materán, madre de la niña, informó tener previsto una biopsia para indagar si requiere trasplante. La madre de 30 años tiene dos hijos más, uno de cuatro años con síndrome de Down y otro de dos años. Vive en Petare, estado Miranda, y acude “todos los días al servicio de hematología para que le apliquen las plaquetas que brillan por su ausencia en el centro infantil”.

Desde que nació María Angélica nunca presentó problemas con la baja de plaquetas. Ese día de la entrevista con Aleteia, la adolescente se sentía mareada, por lo tanto se mantuvo acostada en la sala de hematología mientras era atendida por los médicos.

Deysi consideró como una falta de respeto, que el gobierno de Maduro incumpla con su responsabilidad de hacer efectivo el acuerdo de facilitar los trasplantes a los niños que así lo requieran. “Con la salud de los niños no se puede jugar”, comentó.

Las contradicciones del gobierno

En el marco de la protesta de este lunes 27 de mayo, las madres con niños hospitalizados en el servicio de hematología del J. M. de Los Ríos, no podían menos que sentir indignación, rabia, y estupor contra el gobierno de Nicolás Maduro. Lo responsabilizan de la suspensión desde el año pasado del programa de trasplante de médula ósea que se firmó en el 2006, a través de Petróleos de Venezuela, con la Asociación de Trasplante de Médula Ósea en Italia (ATMO).

La misma noche que fallecía Erick Altuve, los venezolanos conocieron que el canciller Jorge Arreaza justificaba la inoperancia estadal. “Ya a principios de abril hicimos la denuncia pública en Naciones Unidas y responsabilizamos por este caso tan delicado al gobierno de EEUU y a los “venezolanos” irresponsables que ruegan en Washington para que se bloqueen las finanzas del Estado”, según lo anunciaba en Twitter.

El hecho es que los niños, niñas y adolescentes que esperan ser trasplantados de médula ósea y sus padres, quisieran creerle al gobierno, pero este mismo fin de semana, se conoció en boca de Nicolás Maduro que Venezuela invirtió más de 50 millones de euros para nuevos armamentos que serán entregados a las “milicias chavistas”.

Fuente: https://es.aleteia.org/2019/05/28/venezuela-tengan-corazon-con-los-ninos-que-necesitan-ser-trasplantados/

Artículos relacionados:

email