Venezuela hoy: Entre el ajedrez y la avalancha

Foto: EFE- Miguel Gutiérrez

Por Piero Trepiccione | Efecto Cocuyo

Los acontecimientos políticos ocurridos en el primer cuatrimestre del año 2019 van cerrando los escenarios de cara a un desenlace posible de la crisis que golpea al país e impacta enormemente a toda la región. Surgen ahora dos posibilidades llenas de bemoles pero acumuladoras de variables que se han entrelazado y complejizado para acelerar la dinámica de las decisiones.

En primer lugar se presenta la necesidad de potenciar las jugadas maestras en el tablero geopolítico. No es fácil poner de acuerdo tantos intereses contrapuestos. Rusia, China, Cuba, Turquía, Irán, Corea del Norte por una parte y los EEUU, la Unión Europea, Brasil, Argentina, Perú, Colombia y un conjunto de más de cincuenta países que se han pronunciado sobre la situación venezolana, por la otra. Se están jugando varias simultáneas en paralelo con resultados modestos en algunos casos, pero mucho más avanzados en otros. Vista la desconfianza de los actores políticos de oposición y gobierno entre sí, el impulso y la promoción de estas negociaciones se ha hecho directamente asociadas a actores internacionales. Pero tal es la complejidad del asunto, que esta vía pudiera demorar demasiado tiempo para encausar una solución democrática, legítima y respetada por las partes.

Y en segundo lugar, nos encontramos con la “avalancha”. Nos referimos con este término a la posibilidad inmensa de una gran explosión social de gran impacto social, político y económico o a una serie de protestas que puedan alinearse en todo el territorio nacional creando un caos de tal magnitud que precipite acontecimientos de cambio político en el corto plazo.

Aunque si bien es cierto el gobierno controla hegemónicamente los medios de comunicación y militarmente ha logrado aislar los focos de descontento, la situación particular por la que atraviesan millones de venezolanos, cada día se deteriora más lo que hace muy factible que la “presa” oficial no pueda impedir un desbordamiento de la situación que pudiera tener consecuencias dramáticas para el país. Aunque el fenómeno migratorio ha amortizado la posibilidad de la “avalancha”, su porcentaje indica que en el corto plazo, los países vecinos no tendrán la capacidad de absorber más venezolanos y tenderán a dificultar los accesos.

Frente a ello, tenemos a Nicolás Maduro afianzado en el gobierno más sobre sus aliados internacionales y sus relaciones con los militares que con apoyo popular. Sus porcentajes de aprobación han venido en picada desde 2013 y aunque ha logrado revertir en algunas ocasiones estas cifras (Dakazo, relanzamiento de planes sociales, etc.) ya ha entrado en una fase de la que difícilmente tiene retorno por la desconfianza y el desgaste que arrastra políticamente.

Acelerar el ajedrez

Hoy en día aparece muy debilitado en su capacidad de gobernar y generar políticas públicas capaces de revertir la situación económica del país. Y aparece su gran contraste: Juan Guaidó, que por encima de los eventos ocurridos y sus diversas interpretaciones, ha logrado reunificartanto al espíritu opositor disperso durante los últimos años como la ola de descontento generalizada de la población. Este fenómeno ya está arrojando cifras de respaldo muy superiores al cincuenta por ciento de la población y se ha venido convirtiendo en una confluencia de articulación política y social que puede tener consecuencias en el muy corto plazo.

Como vemos, las circunstancias están dadas más para acelerar las jugadas de ajedrez que para dejar pasar y que las consecuencias sociales se desencadenen. Sería muy lamentable que a estas alturas, la humanidad permita un baño de sangre en pleno siglo veintiuno y en los estadios civilizatorios actuales. El ajedrez político y geopolítico no es fácil de jugar, pero los actores involucrados deben dejar de lado las visceralidades y los intereses absolutos para mediar una solución a muy corto plazo. Las “avalanchas” no avisan cuando van a ocurrir, pero las circunstancias si se muestran proclives a ser agudizadas en términos irreversibles.

Fuente: http://efectococuyo.com/opinion/venezuela-hoy-entre-el-ajedrez-y-la-avalancha/

 

Artículos relacionados:

email