Transición

Foto: EFE. Mauricio Dueñas Castañeda

Por Rafael Viloria

Los medios de comunicación en sus distintas modalidades existentes, sin descanso alguno las 24 horas del día, intentan comunicarnos las causas, efectos y consecuencias de una situación que tiene su “génesis” en una acción pública notoria y comunicacional por todos conocida y vivida en Venezuela a lo ancho y largo de sus cuatro (04) puntos cardinales: la crisis social, económica y política. Por lo general en todo hecho que se presente, sea este intencional o no; siempre abra una causa que la origina, por consiguiente a quien atribuirle la responsabilidad de los efectos y consecuencias que de ella se originen.

De la crisis en Venezuela, omitir su génesis, no solo constituye un grado de ignorancia intencional manifiesta, si no de evidente conducta desviada de complicidad. Los venezolanos y venezolanas, sin distingo de clases  alguna; sabemos lo que en nuestro país pasa y porque la existencia del flagelo de la crisis, que por igual nos afecta a todos en Venezuela.

Los mismos medios de comunicación que a diario comunican el grado de agudización de la crisis existentes, intentan recoger distintos grados de opinión del nivel existente de la crisis, qué hacer con ella, cómo cuándo y con quién combatirla a ese propósito distintos y variados mecanismos concurren con propuestas que al fin y al cabo solo se  han quedado en el intento de discursos muy elegantes, sin resultados que  den al traste con la situación existente; lo que es peor, cada día que pasa la crisis empeora.

Con insistencia en opiniones cruzadas de la necesidad de promover, organizar y poner en marcha un proceso de “Transición Política” que gire en torno a la crisis existente, sus causas, efectos y consecuencias de ella derivadas. Fácil mas  no imposible; resultaría el proceso de transición que abra que emprender. El país se está  aproximando peligrosamente hacia un principio producido por la desviación de valores y principios éticos y morales. La prostitución de la gestión pública; hacen que la transición, sea una tarea dura a la hora de enfrentar los vicios existentes de corrupción social, económica y política; que llevaron al país al grado en que hoy esta.

Los venezolanos hoy estamos cansados de que se nos considere cándidos y en consecuencia se nos trate de utilizar con el  cuento malo y mal echado  de la guerra económica  desde el norte conducida, del cuento  de la guerra cibernética de los golpes de estado. Aquí la guerra está dentro de nuestro país, eso lo sabemos todos los venezolanos fuera no está.

No nos comeremos el cuento del “Poder Comunal” como forma de gobierno distinto al que está claramente establecido. En los artículos 1º, 2º, 3º,4º,5º y 6º de nuestra Carta Magna.

A los principios fundamentales claramente contenidos en nuestra Constitución Bolivariana, deberá caminar el proceso de transición en la búsqueda de recomponer la patria deteriorada.

Nada habrá que inventar de nuevo porque  todo ya lo está. La situación existente impone la necesidad imperiosa de unir voluntades y disposición con rumbo hacia el desarrollo de una verdadera revolución social democrática, que produzca los cambios necesarios, las innovaciones y  transformaciones  en el vivir, convivir y coexistir en una sociedad que garantice  plenamente su seguridad y bienestar humano. Ese deberá ser el propósito común del pueblo de Venezuela sin diferencias de naturaleza alguna. Hacia ahí el propósito del proceso de “transición” con la fuerza unida del pueblo organizado.

Ex Presidente  de CECONAVE

Artículos relacionados:

email