Religiosas y religiosos llaman a reconstruir el tejido social necesaria en el pueblo venezolano

Cortesía: CONVER

Muy queridos hermanas y hermanos:

Dios les bendiga y acompañe en esta ardua lucha de todos los días, que enfrentamos con la plena confianza de estar conducidos por el Señor, y con la fuerza de su Espíritu. Les escribimos con la intención de seguirnos animando en estos tiempos fuertes que ponen a prueba la fe y el ánimo, sin embargo, la confianza en el Dios de la vida que nos acompaña, nutre y sostiene nuestra esperanza.

Hermanas y hermanos, ante esta coyuntura de país, tenemos por delante la responsabilidad y posibilidad de unirnos como Iglesia pueblo de Dios, Conferencia Episcopal Venezolana, Consejo Nacional de Laicos, Cáritas y las asociaciones sensibles a la problemática social de nuestro pueblo vulnerable, para organizarnos y hacerles llegar la Ayuda Humanitaria (AH) fruto de la coalición solidaria de tantos países. La vida consagrada, por estar inserta en lugares vulnerables, y dada su trayectoria de acompañamiento directo a las comunidades, es una red que favorece la trasparencia y diligencia para hacer llegar esta ayuda a los que más la necesitan. Desde la Junta Directiva de CONVER les animamos a comprometernos, como Vida Consagrada Venezolana, en la colaboración, voluntariado y disposición de nuestros espacios para facilitar la distribución de insumos dirigidos a las personas que están en situación de riesgo extremo, entre la vida y la muerte.

Por esta razón les exhortamos a unir esfuerzos con la Vida Consagrada local (Delegaciones CONVER) y otras asociaciones eclesiales y civiles en cada uno de los lugares donde llevamos adelante nuestra misión. Es vital activarnos y vincularnos con quienes han sentido este mismo llamado, y juntos crecer en nuestra fe y reconstruir el tejido social y la fraternidad tan característica y necesaria en nuestro pueblo venezolano.

Para concretar nuestra compasión, opción por los pobres y por la justicia, se propone ejecutar las siguientes tareas:

1.- Organización a nivel local de la Vida Consagrada y de las asociaciones que quieran responder juntos a la emergencia humanitaria compleja. (Llenar planilla adjunta Voluntariado CONVER).

2.- Jornadas de concientización a la población sobre la finalidad y alcance real de la AH, que en estos momentos, estará dirigida a la atención a niños en riesgo de desnutrición de 0-5 años, madres en situación de lactancia, embarazo, enfermedades críticas en ancianos, hipertensión y diabetes. (Video adjunto)

3.- Levantamiento de un censo de la población, que se encuentra en las situaciones descritas en el punto anterior, y de acuerdo a un instrumento previamente elaborado por cada delegación. Se propone que lo realice cada congregación, en sus obras y lugar donde se encuentren en conjunto con los voluntarios y vinculados con la Delegación CONVER, sin levantar falsas expectativas entre el pueblo.

4.- Definir los lugares para recibir los insumos de AH, en caso de que lleguen a nuestras Delegaciones y que serán posteriormente distribuidos a los casos detectados en los censos.

5.- Ofrecer al voluntariado momentos de oración y reflexión sobre el valor de la solidaridad cristiana.

Hagamos de esta oportunidad de atender la emergencia que afecta a los más pobres y vulnerables, en sinergia con todos los laicos y consagrados de Venezuela, un kairós del Dios de los pobres y una Iglesia en salida.

El Señor nos bendiga y dé fuerzas a nuestro compromiso en esta hora y nos mantenga llenos de su Espíritu para anunciarlo con valentía y determinación. Que nuestra Madre de Coromoto sea la guía de todos sus hijos que buscan el triunfo del bien.

Atentamente,

Junta Directiva de CONVER

Caracas, 21 de febrero de 2019

Artículos relacionados:

email