Reinstitucionalización

Por Gonzalo Oliveros Navarro  

En un acto político realizado el pasado sábado en Venezuela, donde el partido político de la democracia venezolana con mayor antigüedad –Acción Democrática- reunió más de seis mil activistas, participó el Presidente Guaidó.

En su intervención reiteró él la necesidad de reinstitucionalizar el país.

Venezuela es hoy una nación bicéfala. Tiene un Presidente que no ocupa el palacio presidencial, porque en este se encuentra el señor Maduro y quienes le acompañan en su actuación.

El órgano legislativo sanciona leyes que no puede hacer efectivas y en paralelo, actúa como tal una asamblea constituyente inconstitucionalmente convocada que, a la fecha, no ha discutido el primer artículo del texto que habrían de preparar, a pesar de que tienen mas de dos años que  asumieron su función, con todo y la observación relativa a su elección.

Quien actúa como fiscal de la república fue designado por la constituyente  –por lo que todas sus actuaciones son nulas-  en tanto que su titular se encuentra fuera de Venezuela.

El contralor de la república, ese que debe garantizar que los recursos públicos sean debidamente utilizados, no solo fue designado por la constituyente ya mencionada, sino que, adicionalmente, es ficha del partido de gobierno y lo demuestra sancionando exclusivamente a los parlamentarios o gobernantes vinculados a quienes adversan al  señor Maduro.

El poder electoral – integrado por personas mayoritariamente militantes del partido del señor Maduro- hizo su trabajo al vaciar de contenido el voto como mecanismo de cambio y su designación tampoco se ajustó al procedimiento constitucional.

Finalmente, mientras desde Caracas unos magistrados sentencian  y sus decisiones son acatadas o discutidas –dependiendo de la sala que la dicte-  desde el exterior, otros magistrados, integrados en una asociación hispano-venezolana (por la no desmentida doble nacionalidad de uno de sus miembros) que pretende hacer lo mismo que el primero, repiten por sus redes consignas políticas que, por reflejo, recuerdan a quienes ejerciendo la mas alta magistratura en la época de Chavez gritaron en un acto de apertura del año judicial la consigna “uh ah Chavez no se va”. Unos y otros  actúan  mas como activistas de parcelas políticas que como juristas. Una suerte de igualar hacia abajo.

Sin duda que la reinstitucionalización es imperativa. Desde este exilio, mi personal respaldo a la dirigencia responsable de la Asamblea Nacional que está trabajando en ese sentido.

@barraplural

Artículos relacionados:

email