Ramón Espinasa, colaborador de la Revista SIC

Foto: Archivo Web

Por Jesús María Aguirre s.j.

Para la revista SIC y el Centro Gumilla la despedida definitiva de Ramón Espinasa el 21 de marzo pasado, ha sido dolorosa. Prácticamente confinado en un exilio, pues para los expertos petroleros de PDVSA desahuciados por este régimen, no había prácticamente otra opción dentro del país.

– En las dos últimas décadas era el experto petrolero que orientaba nuestra publicación en los asuntos más complicados de la trama energética y  de hidrocaruros tanto nacional como internacional. Otra hubiera sido la historia de esta PDVSA quebrada,  si se hubieran atendido sus recomendaciones-

Han abundado expresiones de condolencia de sus amigos y pares profesionales, pero no quisiéramos  sumarnos a ellas, sin dejar una corona de algunos de los iluminadores artículos suyos sobre la industria petrolera venezolana, su devastación y su posible recuperación, publicados durante este régimen.

De los treinta artículos seleccionamos los enlaces a los tres últimos:

Éxitos y colapso de PDVSA

“Después de la nacionalización, 1998 fue el año de máxima producción de la industria petrolera venezolana. Fue también el año de máxima productividad y de costos más bajos de producción. Hoy su actividad ha declinado y en este trabajo se revisan algunas de las causas institucionales y políticas.”

Bases de la política petrolera

“Éstas son la tercera y cuarta entrega de una serie de cinco artículos que tiene como propósito avanzar propuestas para el diseño de un nuevo marco institucional que regule la actividad del sector hidrocarburos en el país.”

La política petrolera

“La política petrolera nacional se orientará a alcanzar metas volumétricas crecientes en el tiempo”

Por fin recomendamos, por fin, el sentido reportaje biográfico de Luis Pulgar Finol sobre su destacada personalidad:

Ramón Espinasa, el ser humano

“Ramón fue un personaje público tan estimado que, prácticamente, ha habido consenso en lamentar su prematura partida y ponderar lo que significa vernos privados de su mente brillante, de su bonhomía especial, de su amor por Venezuela.” Prodavinci.

Foto: Archivo Web

 

Artículos relacionados:

email