Queremos futuro

Foto: Archivo Web

Por Gonzalo Oliveros Navarro

Eso le dijo un niño venezolano al presidente Guaidó el pasado sábado en la convocatoria pública a la cual este asistió en Valencia, en el centro norte de Venezuela.

Mientras eso ocurría, esa misma noche, en Lechería, zona costera del nororiente venezolano, un grupo de jovencitos, los “hijos de la patria -Chávez dixit-, aplicaba su particular versión venezolana de la “noche de los cristales rotos”. En réplica de otros eventos acaecidos esta semana, vandalizaron una tienda de zapatos, ante la ausencia de la autoridad.

Admito que, durante la democracia civil, esa magnífica época venezolana desarrollada entre 1959 y 1999, no recuerdo nunca haberle dicho a Papá … “quiero futuro”. Ese lo construíamos en casa. Todos. Él trabajando, Mamá cuidándonos y nosotros, los cinco hijos estudiando y luego trabajando. Así lo construimos. Y no éramos “ricos de cuna”.

Pero no sólo lo hicimos los Oliveros. Seguro estoy que la gran mayoría de mis connacionales que me leen, estudiaron porque lo decidieron, en universidades públicas y privadas. Y los más brillantes fueron becarios del Plan de Becas Gran Mariscal de Ayacucho. Y luego se dedicaron al trabajo productivo. Entre todos construimos el futuro y menos mal que algo se ahorró, pues solo así logramos mantenernos en este oprobioso presente que todo lo ha dificultado.

Ciertamente que nuestra desidia, diría que nuestra falta de contraloría social nos llevó al presente que tenemos. Ese donde los derechos sobran y las obligaciones escasean. Ese donde hasta por parir a las menores de edad les pagan. Ese donde se privilegió la irresponsabilidad.

Daniel, que así se llama el niño que le dijo al presidente Guaidó “queremos futuro” es con certeza hijo de padres preocupados por este. Quieren para él la Venezuela que, lamentablemente no pudieron tener.

Los que tuvimos la suerte de crecer en democracia estamos obligados a ayudar a construirle a Daniel el futuro que pide, recordando sí, como llegamos a este presente para, como ya lo he afirmado, no repetirlo.

Foto: Archivo Web

Artículos relacionados:

email