Niños expuestos a grupos armados por asistir a clases en Colombia

Por Fundaredes

Se calcula que 130.000 niños venezolanos se han visto en la necesidad de mudarse a Colombia en búsqueda de una educación de calidad, de acuerdo con cifras aportadas por Unicef en un comunicado de prensa emitido en abril de 2019 y publicado en su página web https://www.unicef.org. Pero otro grupo de 9.000 menores de edad venezolanos que aún viven en su país están recibiendo clases en la ciudad fronteriza de Cúcuta, informó la Secretaría Educativa del Norte de Santander en marzo pasado en declaraciones dadas a conocer por la prensa colombiana. Se trata de alumnos que cruzan a diario la frontera.

Esta situación es una de las consecuencias de la emergencia humanitaria compleja que atraviesa Venezuela. En el caso de la frontera la migración de estudiantes venezolanos está relacionada con el progresivo deterioro de la infraestructura escolar y un déficit de más de 70% del personal docente que, de acuerdo con datos del Colegio de Profesores de Venezuela, se ha visto forzado a abandonar las aulas en busca de mejores ingresos económicos. Un factor adicional que motiva a los padres a enviar a sus hijos a instituciones educativas colombianas son los contenidos ideologizantes tanto del nuevo programa curricular bolivariano para la educación básica y media en las escuelas venezolanas como de materiales que distribuye la guerrilla en las aulas de clases de poblaciones fronterizas, una irregularidad que Fudaredes ha comprobado y denunciado en los últimos años.

La asistencia de estudiantes venezolanos a instituciones colombianas se ha visto afectada por los constantes cierres de la frontera producto de impasses diplomáticos, lo cual ha obligado a los niños a atravesar a pie por pasos ilegales por donde chocan fuerzas militares, grupos armados irregulares y bandas delincuenciales que permanentemente pugnan por el control de esos territorios utilizados como corredor para cometer ilícitos.

En marzo de 2019, debido a uno de estos, miles de niños venezolanos no pudieron trasladarse a sus centros de estudio en Cúcuta y Villa del Rosario pues la Guardia Nacional Bolivariana se los impidió. La situación causó indignación entre los alumnos y sus padres, y fue ampliamente registrada por medios de comunicación de ambos países.

Pasados varios días sin que se reanudara el paso miles de estos niños tuvieron que recurrir a caminos como las trochas para ir a la escuela, exponiendo su seguridad e integridad física.

Padres, madres y representantes de estos estudiantes venezolanos a quienes se les impidió el paso y fueron agredidos con el uso desproporcionado de la fuerza dieron sus testimonios a medios de comunicación durante estos hechos, como es el caso de Yurladis Rojas, quien señaló: “Los niños no se merecen eso ni muchos menos vivir esas consecuencias”; también Yorley Carrillo, quien en el mismo contexto afirmó: “Cada día hay más niños intentando pasar debido al  bloqueo del paso”.

Unicef afirmó en el comunicado de prensa del 29 de abril de 2019, que puede ser consultado en el enlace de su página web https://www.unicef.org/es/comunicados-prensa/mas-de300000-ninos-venezolanos-en-colombia-necesitan-ayuda-humanitaria, que más de 327.000 niños venezolanos están viviendo en Colombia como migrantes y refugiados: “Algunas familias caminan todos los días junto a sus hijos a través de la frontera en busca de ayuda médica para que sus hijos puedan estudiar, buscar alimentos o medicinas que no están disponibles en Venezuela.

Si estos niños no reciben un mayor apoyo su salud, educación, protección y bienestar pueden correr peligro”, reseña el documento. La directora de Comunicaciones de esa organización, Paloma Escudero, aseguró en esa oportunidad que más de 130.000 niños venezolanos estudiaban en Colombia al cierre de 2018, frente a los 30.000 registrados el año anterior. “Casi 10.000 de estos estudiantes se encuentran en la ciudad fronteriza de Cúcuta y cerca de 3.000 de ellos viajan desde Venezuela todos los días para ir a la escuela”. La cifra mencionada por Escudero aumentó a 9.000 para el primer trimestre de 2019, de acuerdo con información de la Secretaría de Educación del Norte de Santander.

Pero más allá del efecto de las decisiones diplomáticas sobre la cotidianidad en las poblaciones de la zona limítrofe, la tensión social generada por la pugna de poder y el control económico ocasiona constantes enfrentamientos en las adyacencias a los puentes internacionales entre grupos irregulares armados colombianos y venezolanos, poniendo en riesgo la vida de los niños que se ven forzados a cruzar para estudiar en el país vecino. De febrero a julio de 2019 diversos medios de comunicación locales registraron al menos ocho tiroteos de este tipo en las

inmediaciones del Puente Internacional Simón Bolívar; otras 10 en el puente Francisco de Paula Santander y dos en el puente Unión, que une a las poblaciones Boca de Grita (Venezuela) y Puerto Santander (Colombia).

Por lo tanto, el Estado venezolano al incumplir con su responsabilidad de garantizar el derecho a la educación de estos 9.000 niños también les vulnera el más fundamental de todos los derechos, el derecho a la vida.

Preocupados por la inestabilidad y peligros que estos hechos representan para niños y adolescentes, el 5 de marzo de 2019 Fundaredes interpuso una denuncia ante la Defensoría del Pueblo del estado Táchira para exigir al titular de ese despacho, Hugo Caro, la reapertura de la frontera a fin de garantizarle el derecho a la educación a esos niños, quienes ya sufrían la vulneración en su país al no tener las condiciones para un adecuado proceso de escolarización.

Además, el 14 de febrero de 2019, durante el 171° período de sesiones de la CIDH en Bolivia, el director general de FundaRedes, Javier Tarazona, denunció la situación de estos estudiantes y solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que les garantizara protección.  Luego, el 6 de marzo de 2019, formalizó la solicitud de medidas cautelares de protección para ellos y para personas con enfermedades crónicas que reciben tratamientos especializados o necesitan adquirir medicamentos en territorio colombiano.

Sin respuesta oficial

Sumando el esfuerzo de las organizaciones Fundaredes, Fundación El Amparo y Proyecto860 se logró identificar situaciones de vulnerabilidad del derecho a la educación de los niños venezolanos. Ante la ausencia de un sistema de alimentación escolar, la escasez de profesores, las pésimas condiciones de infraestructura en los planteles e incluso el déficit de transporte en Venezuela, organismos del Estado como el Ministerio de Educación, la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público no han emitido pronunciamiento alguno ni han dado respuesta a las denuncias interpuestas. También se ha desoído la solicitud que hizo la ONG Comunidad de Naciones y la sociedad civil de la frontera al jefe de la REDIANDES, mayor general Manuel Bernal, en cuanto a la apertura de un canal humanitario para atender casos prioritarios como la salud y la educación.

Actualmente, existe una creciente tensión  diplomática entre Colombia y Venezuela que ha desencadenado cierres parciales de los dos puentes más importantes que conectan a ambos países. Algunos de los principales afectados son miles de niños y jóvenes que cruzan a diario la frontera para ir a estudiar a instituciones en la ciudad colombiana de Cúcuta  y que están sujetos a 4 El Estado venezolano al incumplir con su responsabilidad de garantizar el derecho a la educación de 9.000 niños que cruzan la frontera para estudiar en Colombia también les vulnera el más fundamental de todos los derechos, el derecho a la vida exponerse a todo tipo de riesgos para recibir clases cada vez que el mandatario venezolano dispone la interrupción de estos pasos sin considerar las consecuencias.

No garantizar el derecho a la educación violenta lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en sus artículos 102 y 103; en la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente, artículos 10, 32, 39 y 53; y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en los artículos 13, 22 y 26.

Fuente: https://www.fundaredes.org/2019/09/04/ninos-venezolanos-expuestos-a-grupos-armados-para-asistir-a-clases-en-colombia/

 

 

 

 

Artículos relacionados:

email