Me preguntaron: ¿Existe alguna buena fuente que informe sobre el tipo de cambio de equilibrio?

Por Francisco J Contreras M

No existe, pero en materia de política económica es obligatorio hacer algunas conjeturas, los signos de que estaríamos en la ruta correcta serían los siguientes

• La igualación paulatina de la estructura de precios de la canasta básica del país con la de sus vecinos, por supuesto habrá excepciones en los bienes comercializados entre países porque en cada uno de ellos, con base en ventajas competitivas, algunos tendrán precios diferentes que harán posible en comercio internacional. En tiempo real, por ejemplo, la brecha de precios en bienes susceptibles de comercio internacional se hace 17 % más costosa en Venezuela que en Colombia, exceptuando combustibles y uno que otro bien que el gobierno distribuye.


• La igualación indirecta de los precios, tarifas y costos de los bienes y servicios no transables. También, la distorsión de precios entre esos países en los bienes no susceptibles de comercio internacional (servicios públicos, infraestructura, redes de distribución de energía) es impresionante, relativamente gratuitos en Venezuela, pero de muy mala calidad, tanto que pueden llegar a la desaparición.


• La igualación paulatina del costo laboral y la liberación de su mercado.
De modo que no es tan sencillo como lo plantean expertos que con tan solo renegociación de deuda, un tipo de cambio único flexible y ayuda financiera se sale del problema.


Es un asunto institucional microeconómico de eliminación absoluta de la emisión irresponsable de dinero mediante una dolarización formal, de liberación de toda forma de asfixia regulatoria: poder discrecional, información privilegiada y recreación de incentivos perversos a favor de los gobernantes y sus pocos socios y en contra de los intereses generales de la sociedad venezolana.

 

El mecanismo anti frágil del gobierno ahora coincide con el argumento de defensa que esgrimen los expertos que no comparten una dolarización formal: están practicando un modelo que emula el uso estratégico de las devaluaciones para emitir más dinero, la tasa DICOM se alinea desde hace tiempo con el mercado paralelo, con las consecuencias del desorden cambiario, monetario y de precios de los bienes y servicios.

Artículos relacionados:

email