La tasa de cambio de equilibrio

Por Francisco J. Contreras M.

La tasa de cambio se ha disparado en el mercado paralelo durante los últimos dos meses en 171% lo cual ha sido motivo de alarma durante la última semana. Se comenta que es consecuencia de la aprobación de aumento de capacidad de endeudamiento público y que es producto de pagos importantes efectuados por el sector público a los acreedores.

Pero, todo está dentro de lo que anticipa el conocimiento económico: no hay posibilidad matemática de una explosión de precios y, en el caso venezolano, de presión sobre el mercado cambiario sin emisión irresponsable de dinero. La evidencia es contundente, desde diciembre hasta este mes de agosto la emisión de dinero ha sido de 2.307%, la oferta monetaria contenida por el encaje legal ha sido de 1.389 %, la inflación estimada de 1.767% y el deterioro cambiario 2.726%. Por supuesto, no negamos que factores políticos, económicos y emocionales en tiempo real puedan explicar residualmente estados fuera de control de corta duración que parecieran contradecir lo que son tendencias pesadas en materia monetaria y cambiaria. Es como si un paciente terminal con cáncer y a las puertas de la muerte le da un «resfriado», fallece y concluyamos que lo mató la virosis.

¿Cuál es la tasa de equilibrio? Nadie lo sabe, solo existen dos referencias para el análisis: la del mercado cambiario distorsionado (ayer en 22.736,14 Bs S por $USD) y la llamada paridad de poder adquisitivo. La última ocasión con tasa de cambio no controlada fue para el mes de enero de 2003, para ese momento la tasa de cambio era 1.853 Bs por $USD desde ese fecha al mes de agosto 2019 se estima que el coeficiente de comparación entre la inflación de Venezuela y del promedio de sus socios comerciales es de 2.842.859.194,13% por lo cual la tasa de cambio referencial sería 52.678,18 Bs. S por $USD. Sin embargo, las condiciones cualitativas y cuantitativas del mercado en esta fecha no son las mismas del año 2003 cuando por última vez el mercado cambiario gozó de libertad.

Atención, los signos de la economía son predominantemente depresivos por lo tanto es necesario actuar con suma prudencia y mesura, hay que reducir los costos fijos, maniatar los costos variables unitarios y prepararse para un nivel de actividad a la baja, hay que sacrificar margen y buscar volumen quedándose con el mercado liberado de quienes no sobrevivan.

La economía venezolana requiere una estrategia monetaria-cambiaria orientada hacia la estabilización de los precios mediante la eliminación de la emisión irresponsable de dinero y solo hay dos maneras de hacerlo: con un anclaje con respecto al dólar o con una dolarización plena.

Recuerden: Hechos matan argumentos, argumentos desnucan fantasías y las emociones pueden pueden matar de un infarto antes de que lo haga el hambre.

Artículos relacionados:

email

Compartir