La sucesión en la pequeña y mediana empresa familiar en un entorno de adversidades y descomposición social

Foto: Archivo Web

Por Francisco J Contreras 

La empresa familiar y la familia emprendedora tienen el reto de darle sentido a su existencia, es una responsabilidad ante sus integrantes como individuos, hacia sí mismos como familia y hacia una sociedad que urgentemente requiere semillas de desarrollo innovador. Lo que hoy conocemos como civilización, con mucho que mejorar, se debe esencialmente a la disposición de privilegiar la creación de valor (material o inmaterial) en lugar de la satisfacción derivada del consumo inmediato.

El camino del éxito no es la línea recta de premoniciones, ni el sueño fundado en logros inmediatos. Los buenos resultados son hitos en un horizonte temporal indeterminado de un proceso no rutinario de consenso, perseverancia, acción y reflexión. El contexto es retador pues en el ánimo del venezolano siempre está presente la idea del resultado instantáneo, con el menor esfuerzo propio, con mucho de los demás y mejor si el gobierno o la víctima de oportunidad lo facilitan. Nuestra idea apunta hacia lo estratégico fundado en el esfuerzo propio, capacidad innovadora del individuo y la ingeniosidad social de un grupo de asociados.

Con la aparición del excedente económico y el advenimiento del dinero, la familia emprendedora ha sido la fuente fundamental de mejoramiento de la calidad de vida de las sociedades. El verdadero espíritu emprendedor no se encuentra en las grandes empresas donde existe una separación entre inversionistas y la tecno estructura administrativa, donde se comparten de manera despersonalizada la innovación y el crecimiento.

El éxito para una familia emprendedora deriva de la concertación armoniosa entre los límites de los intereses de la familia y los de la sociedad mercantil, en el tránsito desde una a otra generación, entre quienes participan en la empresa, quienes aspiran y quienes están afuera, con derechos y obligaciones.

Más contenido en:

 

Artículos relacionados:

email