La materia prima del futuro es el desecho

Foto: Archivo Web

Por Mikel Mujica

A 20 años vista… A este paso, en los próximos 20 años la necesidad de agua y energía será un 40% mayor y ello impactará de lleno sobre una industria europea en la que el 40% de sus costes totales se deben a las materias primas, mientras los costes laborales suponen el 20%.

Materias primas más caras. Desde el año 2000 se ha producido un incremento anual en los precios de las materias primas del 6% y no solamente en el petróleo o el gas, los recursos considerados críticos, sino también en otros que son suministrados a la industria europea, como el antimonio, galio, germanio, talio o platino y que representan graves riesgos.

23,9 millones de toneladas. El sector industrial vasco necesita para funcionar 21,8 millones de toneladas y el total de la economía vasca 23,9 millones -un 38% menos que en 2005 (38,7 millones de toneladas)-. La gran mayoría siguen siendo importadas (77%) y suponen el 61% de los costes de producción de la industria.

El 1,12% del PIB vasco. La economía circular en el País Vasco representa el 1,12% del PIB, con unos ingresos brutos anuales de 764 millones de euros y 18.643 puestos de trabajo, que suponen el 2,08% del total del empleo de la CAV, situando a Euskadi por encima del conjunto del Estado español (2%) y de Alemania (1,71%).

2.000 millones de ahorro. La industria vasca ahorraría un 6% del consumo de materias primas con la implantación de prácticas de economía circular, lo que se traduciría en un ahorro de costes de 2.000 millones de euros con prácticas como el ecodiseño, la remanufactura, servitización, análisis de ciclo de vida, declaraciones ambientales, etc.

LA INDUSTRIA SE SUMA

En estos momentos, son más de 150 las empresas industriales que están llevando a cabo prácticas de economía circular en Euskadi, según datos de Ihobe.

Asesoramiento a empresas. La sociedad pública Ihobe, dependiente del Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, juega un papel importante en el asesoramiento práctico de las empresas en sus iniciativas de economía circular, tratando de detectar nuevos nichos de mercado y de impulsar la I+D+i.

DONOSTIA

¿Será el desecho de hoy la materia prima del futuro? “Hay muchas cosas que se pueden reaprovechar, y ante el desafío ambiental que tenemos en el planeta, es que no hay otra salida que pasar de una economía lineal -tomar, hacer, desechar- a una economía circular donde los materiales reutilizados se transformen en nuevas materias primas, porque si no, no vamos a poder vivir”, sentencia Julen Rekondo, experto en medio ambiente y economía circular. Rekondo ha participado en el proceso de elaboración de la estrategia vasca de Economía Circular que el Gobierno Vasco está ultimando con la colaboración de 200 agentes.

De hecho, Euskadi ha sido la primera región de Europa en calcular sus indicadores como punto de partida para desarrollar su propio plan, lo que le sitúa, junto a otras zonas como Flandes, al frente de la apuesta por el cambio que ha activado la Unión Europea, en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030. El mensaje es reducir, reutilizar, reciclar.

La realidad, expone Rekondo, es que si el consumo continúa aumentando al ritmo de los últimos años, en 2050 la población del planeta necesitaría tres veces más cantidad de materiales y un 70% más de alimentos. La Unión Europea es consciente de ello. “Estamos en medio de la cuarta revolución industrial. Todo está cambiando para todos. Pretender lo contrario es una abdicación del sentido común.

La pregunta es si seremos una víctima del cambio o si lo aceptaremos y guiaremos”, señala el documento de reflexión publicado por la Comisión Europa el pasado 30 de enero para hacer frente a los “desafíos apremiantes como la degradación ambiental y el cambio climático”. Los costes de no hacer nada, insiste el documento, “son enormes a medio y largo plazo”.

La senda hacia la sostenibilidad “se empezó en el año 2000” y hoy en día, asegura Rekondo, la apuesta europea es “clara”, y la idea de un “máximo aprovechamiento de residuos está establecida en los desarrollos marcados para 2030, pero no se cambia de la noche a la mañana de un modelo absolutamente despilfarrador a uno circular, y ahí juegan las empresas y la ciudadanía. O cogemos el tren en la última parada o lo abandonamos;y abandonarlo sería ir a una solución absolutamente gris”, añade.

Asegura Rekondo que el tema de los plásticos lo “invade absolutamente todo”, ya que “el 80% van a parar a vertederos, al entorno o a los mares”. También pone el foco sobre el “despilfarro alimentario: en Euskadi, 182 kilos de comida desperdiciados por habitante al año, y casi el 42% se da en nuestros hogares”, lamenta. Un lujo inadmisible para un territorio que, pese a su pujanza económica, tiene a “un 9% de su población en riesgo de pobreza”.

Rekondo afirma que habría que reducir a la mitad el desperdicio de alimentos, para lo cual es importante la concienciación de la ciudadanía. “Hay que evitar las compras compulsivas. El hecho de comprar por la imagen”, añade este experto. Aun así, considera que “en estos momentos Euskadi tiende hacia la economía circular”.

Otro aspecto importante, añade, es el de la moda. “Cada vez se despilfarra más ropa. La compra media de prendas nuevas en el Estado es de 34 al año y al mismo tiempo se desechan 1.000 millones de kilos y el porcentaje de lo que se recicla es poquísimo. El objetivo sería alargar al máximo la vida de las prendas y, con aquellas que no se pueden reutilizar, reciclar”, explica.

“DUPLICAR EL SECTOR” EN GIPUZKOA

La estrategia vasca está acompañada también por las acciones que en esta área está llevando a cabo la Diputación de Gipuzkoa, que la semana pasada organizó en el Parque Tecnológico de Miramon, en Donostia, el primer Encuentro Internacional de Economía Circular. La iniciativa, impulsada por el Departamento de Medio Ambiente, en colaboración con la Conferencia Europea de Industrias de Reciclaje, busca “duplicar el sector de reciclaje y alcanzar los 10.000 empleos para el año 2030” en el territorio, indicó el diputado foral José Antonio Asensio.

Fuente: Noticias del Gipuzkoa

Artículos relacionados:

email