El desorden monetario – cambiario y fiscal continúa

Por Francisco J. Contreras M.

Los datos estadísticos, la econometría de las series temporales y la evidencia ofrecen más contenido explicativo que predictivo. Nosotros nos tomamos el cuidado diario de examinar la evidencia y encontramos en las herramientas que centran su atención en la trayectoria reciente e instantánea, un comportamiento que marca el límite superior de la volatilidad cambiaria y en los instrumentos que capturan la influencia de ciclos de 12 meses hasta tres años la identificación del límite inferior.

Durante los meses de enero a junio la brecha entre ambas se cerró y a partir del mes de agosto comenzó a ampliarse y a mostrar saltos en el límite superior, cuando se mantiene la consistencia y alineación de la política económica la brecha se cierra y se suaviza, cuando reina la inconsistencia, la desinformación y la actuación estratégica para la manipulación, el resultado es impredecible. Es la validación de la “no neutralidad del dinero” de Pigou sobre la interferencia del dinero en la coordinación de las actividades económicas la cual es una realidad en nuestro medio.

En el mercado siempre sobrevendrán las correcciones fatales, los plátanos, la leche, la carne, los huevos, el café …, puede que se pudran y que los manufacturados tengan que rematarse a pérdidas, pero atención, creer que sea el resultado de algún boicot es una presunción espuria todo tiene su origen en otro lugar, creer que la economía es de un simplismo de ley de oferta y demanda es darle a una tautología carácter explicativo que sirve para ocultar la responsabilidad de los diseñadores de malas políticas públicas en el desorden que vivimos.

 

Artículos relacionados:

email