Dolores and dólares

Por Rogelio Suárez


¿En bolívares o en dólares? Así la recibió un audaz vendedor cuando ella llegó al «callejón de los pobres», un emblemático mercado en el centro de Maracaibo donde los «habladores» sobre los pantalones, blusas, pantaletas, zapatos y cualquier baratija con 2, 3 y 6 dígitos marcan la diferencia entre el soberano y el antiguamente dólar criminal señalado tan enfáticamente por el ciudadano presidente en sus reiteradas y largas cadenas de radio y tv. Dolores revisó el jean y no le convenció. «Este jean está roto» exclamó en tono airado. El vendedor soltó una carcajada y le espetó: «esa es la moda señora». Dio la media vuelta y se internó en aquel marasmo de tarantines, vendedores y compradores donde en el pasado no se podía caminar y los buhoneros se desgañitaban ofreciendo la calidad de la mercancía. Hoy es otra cosa..

A Dolores se le salían los ojos viendo tantos pantalones y ella con sus desgastados blue jeans. Caminó, preguntó, repreguntó, regateó. Sudorosa llegó hasta el centro comercial San Felipe donde se probó uno y le quedó «al pelo». Allí recordó a su difunto esposo cuando «bajaban» al centro y compraban sus estrenos en diciembre en la cadena de tiendas Fin de Siglo. Cuando canceló se presignó y en voz baja le daba gracias a su hijo Joaquín quien desde Chile, a pesar de ser ingeniero petrolero trabaja como mesonero y la ayuda para poder sobrevivir en un país donde la suma de la pensión de vejez y la jubilación, después de más de 30 años como educadora le alcanza solo para «medio comer». Ya decidida a regresar a su casa pasó por una hilera de ventas de zapatos y unas sandalias la «enamoraron» sobre todo al mirar sus desgastadas zapatillas. Revisó su cartera y tenía un billetico verde. Preguntó en cuanto recibían el dólar y quedó sorprendida porque la «lechuga» estaba a más de cinco puntos a como cerró el viernes el paralelo y el oficial. Sumó. Multiplicó…y al final dividió. Se dio cuenta que tenía que decidir entre el «fashion» y el paquete de harina pan.

Artículos relacionados:

email

Compartir