Apostilla

Foto: Archivo web

Por Gonzalo Oliveros

Fue en La Haya. Allí donde tiene su sede ese tribunal que está esperando para enjuiciar a algunos, llamado Corte Penal Internacional. En esa ciudad se suscribió en 1961 la Convención de La Haya sobre la Apostilla.

Es este un mecanismo de validación en territorio extranjero, de documentos suscritos por autoridades de otro país. Así, por ejemplo, si usted quiere hacer valer fuera de Colombia ante otro país firmante de dicha convención, un documento otorgado por funcionario colombiano, ocurre a ese mecanismo y problema resuelto.

En Colombia, esa gestión es absolutamente expedita y poco onerosa. En efecto, sin problema puede usted otorgar en notaría un documento y obtener su apostilla, en un lapso de cerca de tres días hábiles y por un costo por toda la gestión de aproximadamente trece dólares.

Eso que es normal en Colombia, en Venezuela no lo es; ni por el costo, ni por el tiempo.

Con ocasión de un emoticón que en nombre de Asovenezuela envié a mis contactos en el cual mencionaba la imposibilidad que resulta para los venezolanos de acceder a la apostilla de documentos, un ingeniero buen amigo me respondió que, solo por un apostillar un documento, – un acta de nacimiento -, le exigieron en Venezuela 170 dólares americanos. 170. Casi seis veces lo que cuesta el mismo trámite en Colombia, con la diferencia que lo que se paga en este país va a las arcas públicas y allá al bolsillo de un empleado público que merece estar tras las rejas, por vagabundo y ladrón.

Pero el tema no es solo de costo. También es de tiempo.Un sistema en línea que quizás permitiría hacer las cosas con rapidez, se trastoca en velocidad de tortuga, pues cuando el sistema no está colapsado por una razón, es inaccesible a él por falta de luz o porque no decirlo, quizás por decisión de los administradores de la plataforma.

Asovenezuela está convencida que es necesario considerar la implementación de mecanismos alternos a la apostilla. Algunas propuestas y pedimentos hemos realizado a quien corresponde. No cejaremos en nuestro empeño de buscar para los venezolanos en Colombia, seguramente como lo hacen otros, mecanismos que nos permitan validar en este país nuestra documentación venezolana. En eso estamos.

Artículos relacionados:

email