¿Y las elecciones legislativas pasan por debajo de la mesa?

OEV

Junto con los comicios presidenciales, el mismo domingo 20 de mayo, tuvo lugar la elección de los Consejos Legislativos correspondientes a cada uno de los estados del país. Un evento de mucha significación, referido a uno de los poderes institucionales que hace parte de la estructura política de un país como Venezuela, cuyo Estado es definido por la Constitución (artículo 4) como federal descentralizado y en el que (artículo 136) se indica que “El Poder Público se distribuye entre el Poder Municipal, el Poder Estadal y el Poder Nacional.”

Pero como cabía esperar, toda la atención pública se concentró en la elección del Presidente y, por ende, la de los Consejos Legislativos pasó casi totalmente desapercibida.

El Observatorio Electoral Venezolano (OEV) considera relevante y oportuno llamar la atención al respecto e, igualmente, señalar que, guardando las separaciones lógicas entre eventos de distinta naturaleza –entre otras cosas por las cantidad de cargos que suponen–, fue un proceso marcado por las mismas irregularidades para la elección presidencial, –a las que se suma la prohibición de la participación política, al limitar la inscripción de candidatos sólo a las organizaciones que postularon candidatos a presidente–, irregularidades que como ha reiterado el OEV, arrancaron desde el momento mismo en que fue anunciado y que culminaron con los resultados arrojados el día de las votaciones.

Dado lo anterior, el OEV considera que tampoco puede decirse que el proceso haya tenido lugar según lo mandan los cánones de la democracia, es decir, de manera transparente, equitativa y confiable. Y considera, por otro lado, que en este caso también se abonó a favor del escepticismo de los venezolanos respecto al voto y del agravamiento de la crisis política nacional.

Artículos relacionados:

email