Unidad Nacional en Defensa de Nuestra Constitución, por Ernesto Alvarenga

Ernesto Alvarenga

El 15 de diciembre se cumplen 18 años de la aprobación de nuestra Constitución. Y en un ambiente de incertidumbre, por diversas vías informales se habla de una nueva Constitución cuyo contenido hasta hoy no conocemos. Esta incertidumbre no es casual, pues es una forma de medir las oposiciones que hoy existen principalmente en los partidos políticos, pero también saber el estado de ánimo de la población en general.

Ellos saben que cuando hemos actuado unidos los derrotamos, la primera vez en el 2007 el entonces presidente quiso cambiarla y no pudo fue derrotado, la razón de quienes la apoyaron en el 2007 y quienes las adversaron actuaron de manera unitaria una sola política un solo propósito, en ese entonces en horas de la madrugada a regaña dientes el difunto en un lenguaje no apropiado acepto la derrota de él y su cúpula, en silencio muchos de sus afectos votaron en contra de la llamada reforma.

Se nos presentó un nuevo reto a las Parlamentarias del 2015 y de nuevo fueron derrotados. Razones: el venezolano quiere el cambio, nuevamente los partidos políticos se unieron con la idea de ser mayoría y lo logramos. En estos dos eventos hubo muchas dificultades y ganamos, los derrotamos, esta nueva jornada de lucha corresponde a quienes corredactamos la Constitución a los partidos políticos, a los intelectuales, académicos, a los gremios y a la sociedad civil en general.

No le compremos la idea en la que nos descalificamos entre los que creen y los que no creen en la participación electoral, ellos aprendieron de las dos derrotas que le propinamos de allí que su táctica y estrategia, es la promoción de rivalidades, la fragmentación y la división de la oposición. La pelea no debe ser entre nosotros, existen divergencias que son bien conocidas pero entre nosotros no somos adversarios, ni siquiera las Fuerzas Armadas como institución lo son, si la cúpula cívica militar que hoy destruye a nuestro país llenando de hambre, desespero, inseguridad y de algo jamás nunca visto en la historia de nuestro país, la estampida que hoy nos sacude donde ciento de miles de venezolanos buscan sobrevivir en otras latitudes.

En este tipo de régimen nada es fácil, ellos establecen una carrera de obstáculos, el régimen por medio de la ANC (ilegitima) quiere darnos una sorpresa convocando a unas elecciones aprobatorias del nuevo texto constitucional. Debemos sin miedo, sin tapujo defender lo nuestro. Nuestra constitución y al país. De seguro que continuaran con su política de dividirnos, saben que la división y las trampas los ayudan. Pero unidos firmemente no lo lograran.

La defensa a la Constitución pasa por una campaña de movilización y agitación social como está establecido en nuestra Carta Magna por lo que debemos romper con la apatía, la desesperanza y el miedo. No hay trampa perfecta, es hora de la unidad, un solo ejemplo en tiempos distintos el sentido común prevaleció en Chile gobernada por Augusto Pinochet (valga decir que en el cono sur de los años 70 -80 prevalecieron las dictaduras militares aplicando lo que el profesor Hugo Calelo denomino “terrorismo de estado”.

Otro elemento muy importante es que muchos de los partidos que se opusieron al golpe de estado fueron proscritos por lo que debieron conformar a decir del presidente Ricardo Lagos, una plataforma electoral denominado partido por la democracia (PPD) es decir estas prácticas no son casuales más bien comunes aquí acaba de ocurrir con la MUD y partes de los principales partidos políticos fueron ilegalizados.

Al igual que en Chile unidos con firmeza y tesón podemos propinarle una nueva derrota por el bien del país. Es decir por la democracia, la justicia social, la libertad y la independencia de nuestra patria.

Fuente: Ernesto Alvarenga

Artículos relacionados:

email