Una primera mirada a los anuncios económicos de este 17 de agosto

Foto: Archivo WEB

Por Asdrúbal Oliveros / Economista

Primero, hay un reconocimiento del mercado negro, dado el anuncio de la paridad bolívar – petro y una aproximación a una unificación con mecanismo de subastas vía Banco Central de Venezuela. Falta entender cómo será esto operativamente. Y en un entorno donde el sector público enfrenta un déficit de dólares.

Segundo, se anuncia un agresivo incremento del salario mínimo, que muy probablemente va a extenderse a pensiones. Esto tiene un costo fiscal importante y una carga fuerte sobre el sector privado. Además de un impacto en la estructura de costos y, por ende, en los precios.

Tercero, el gobierno anuncia una meta de déficit fiscal cero. Eso no está mal. Y se anuncian nuevos impuestos, pero también una subida de gastos corrientes (vía salarios y bonos). El tamaño del déficit es de 20 puntos del PIB. Eliminarlo de una, luce cuesta arriba.

En línea con lo anterior, lo anunciado permite deducir que el déficit no va a reducirse significativa a pesar de la devaluación, nuevos impuestos y eventual aumento de la gasolina. La meta de déficit cero no es creíble y, por ende, tampoco la eliminación del financiamiento monetario.

En un ambiente de agresiva devaluación y expansión monetaria vía salarios y bonos, se espera una etapa mucho más agresiva de la hiperinflación. Y más en un contexto donde no es creíble la eliminación del financiamiento monetario. El peor mundo posible.

Los próximos días serán de mucha confusión, tanto para los consumidores como para el sector privado, especialmente el comercial.  Es un escenario caótico.

Por otro lado, un plan de esta magnitud, con una agresiva restricción externa (sin dólares) en un entorno de sanciones, default y cero apoyo de multilaterales lo hace muy cuesta arriba. Las expectativas negativas de los agentes se imponen.

También, no se dijo nada sobre el sistema financiero, y medidas claves para este sector. Y con la guinda que siguen insistiendo en el plan 50 que intenta contener el ajuste de precios vía regulación. Un desatino.

Artículos relacionados:

email