¿Son verdad las acusaciones de monseñor Viganò contra el Papa Francisco?

La carta del arzobispo Carlo Maria Viganò, antiguo nuncio apostólico en los Estados Unidos, publicada entre el 25 y 26 de agosto, con la que pide la renuncia del Papa Francisco, ha sido una bomba para los católicos del mundo.

Miles de artículos, publicados en los días sucesivos, han servido para arrojar confusión, pero también para añadir datos nuevos, incluso auténticas revelaciones, que ayudan a comprender mejor el valor de la misiva.

Ofrecemos a continuación algunas conclusiones que en el momento actual es posible sacar a la luz de las informaciones publicadas y verificadas.

La presunta aprobación de Benedicto XVI, “fake news”

Periodistas y otras personas que antes de la publicación estaban en contacto con el arzobispo Viganò han afirmado públicamente que la información de la carta había sido revisada y contaba con la aprobación, antes de su publicación, del Papa emérito Benedicto XVI (Cf. New York Times,  27 de agosto de 2018).

Estas informaciones han sido desmentidas por el secretario personal del Papa Benedicto XVI, el arzobispo Georg Gänswein: “La afirmación, según la cual, el Papa emérito había confirmado esas declaraciones carece de fundamento. ¡Noticias falsas!”.

En declaraciones al periódico alemán Die Tagespost, el prelado alemán aclara: “El Papa Benedicto no ha hecho comentarios sobre el ‘memorándum’ del arzobispo Viganò y no los hará”.

Preguntas que quedan por responder

Monseñor Viganò pide la renuncia del Papa Francisco porque no respetó las supuestas “sanciones canónicas”, que en privado habría emitido el Papa Benedicto XVI contra el antiguo cardenal Theodore McCarrick, de 88 años, que en estos momentos es acusado de abusos sexuales acaecidos en el pasado.

En su misiva, Viganò afirma que esas sanciones, por las que el Papa Benedicto pedía a McCarrick retirarse en una vida de oración y penitencia, le fueron comunicadas oralmente a él mismo, en noviembre de 2011, por el cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, en el contexto de su nueva misión como nuncio apostólico en Washington.

Surge entonces una pregunta central: ¿Cómo es posible interpretar la participación de monseñor Viganò en un homenaje público al antiguo cardenal McCarrick, el 2 de mayo de 2012, en el Pierre Hotel de Manhattan?

Según recogió entonces Catholic New York, periódico de esa arquidiócesis, monseñor Viganó participó en la entrega al entonces cardenal McCarrick de la medalla con las llaves de San Pedro, que constituye el símbolo del Papa. El acto estaba organizado por las Obras Misionales Pontificias que, como su nombre indica, dependen del Sumo Pontífice.

Por: reportecatolico.com 

Artículos relacionados:

email