Retroceso italiano

Javier Contreras

Sacudida por una crisis poco difundida, pero de gran impacto, que entre otras consecuencias produjo la incapacidad para configurar un gobierno de consenso, las estructuras de poder han acusado el peso de décadas de corrupción y desprestigio de la dirigencia política. Como en todo país donde se mezclan estas variables, el resultado es la instalación de la antipolítica como aparente opción.

En el caso italiano, la antipolítica la encarna Matteo Salvini, vicepresidente y ministro del interior quien ejerce, en la práctica, las funciones de un decorativo primer ministro, Giuseppe Conte. El nombramiento de Conte como jefe de gobierno vaticinaba lo que ahora es una realidad: los grupos Liga Norte y Movimiento 5 Estrellas, dos formaciones de corte nacionalista, con su consecuente lógica anti europeísta y xenófoba, copan la escena del poder.

Uno de los puntos que hace patente la concepción que sobre el uso del poder tiene el hombre fuerte de la política italiana, es el manejo del tema migratorio, situación en la que Salvini ha demostrado, desde antes de ocupar el rol que ahora le corresponde, ser un adversario de las líneas europeas y los acuerdos multilaterales alcanzados en dicha materia. Con declaraciones estridentes, respaldadas por acciones carentes de respeto y empatía con la vida de las personas migrantes y las organizaciones que trabajan en su defensa, Salvini pretende dejar constancia de su firmeza, característica que ha hecho subir su popularidad en un determinado segmento poblacional.

No es casual la cercanía entre quienes detentan el poder en Italia y la administración de Donald Trump. Aunque actualmente distanciado del presidente de Estados Unidos, uno de los principales ideólogos del producto Trump, Steve Bannon, tiene gran influencia en Salvini, al punto de manifestarle: “Eres el primero en romper realmente el paradigma de izquierda – derecha, puedes demostrar que el populismo es el nuevo principio organizador”[1]. De ahora en adelante hay que estar atentos a los ecos de esta nueva voz antisistema que, como agravante, amenaza con ganar adeptos y permear el andamiaje de la Unión Europea.

[1]Parte de una entrevista concedida por Bannon al New York Times, reseñada por www.ilgiornale.it. 01 de junio del 2018.

Artículos relacionados:

email