Renuncio como profesora de la Universidad de los Andes

La Plata, 11 de enero de 2018

Prof. Ottoniel Duque y Demás miembros del Departamento de Lenguas Clásicas

Universidad de Los Andes

Su despacho.-

Por medio de la presente me dirijo a ustedes respetuosa y cordialmente en ocasión de hacer de su conocimiento mi decisión de renunciar como profesora de la Universidad de los Andes.

No quiero ahondar en las razones que me obligan a dejar la casa que me formó por veinticinco (25) años, porque sería repetir el modelo de cientos de cartas de colegas, que, al igual que yo, y forzados por el tristísimo derrumbe de un país, se unen a la diáspora venezolana en un viaje lento hacia el destierro del país que amamos. A cambio de ello, prefiero optar por agradecerles mi formación durante todos estos años que reportan, sin duda, más de la mitad de la vida.

En la Universidad de Los Andes me formé como profesional y a ella le debo absolutamente todo lo que soy hoy en día como filóloga clásica y lingüista. Agradezco infinitamente a ustedes -como unidad académica- por haberme formado y haberme conducido hacia el amor por las palabras y su naturaleza. Agradezco a la ULA por esas siglas que acompañaron un trecho esencial de mi vida y que me confirieron identidad. Donde esté y al lugar que vaya a ejercer mi profesión, diré con la frente en alto que vengo de una de las mejores universidades de mi país, ese que tuvimos alguna vez y que nos dio, generosamente, una carrera académica impecable, a juzgar por el tenor de los maestros que tuve allí.

Que sea esta carta tan triste para mí, una celebración por lo transitado en mi universidad y no una despedida forzada por las circunstancias de la situación país. Espero que recuperemos aquello que nos fue arrebatado por el poder de turno y que alguna vez, podamos reconstruir las piezas sueltas con todos los profesores y estudiantes que nos hemos tenido que ver en la despiadada situación de renunciar a la universidad que amamos.

Sin otro particular a que hacer referencia que no sea no haber querido escribir jamás esta carta, me despido afectuosamente,

Rosa Amelia Asuaje

Departamento de Lenguas Clásicas

Cátedra de Griego.

Artículos relacionados:

email