Oda al 2018 en Venezuela

Alfredo Infante sj

Despierto en ti. Transito tus segundos, minutos, horas. Te despliegas ante mí, incierto, lleno de preguntas, oscuro y luminoso a la vez. Ofreces tus días para que construyamos un hogar digno donde el derecho y la justicia se besen.

Me asalta la humana duda de quién ha palpado el hambre de los niños; la depresión de las madres que se levantan para conquistar la vida cada día; el dolor de las familias que despiden en los aeropuertos y terminales a sus amados hijos. Vienen a mi memoria cuál cascada las miradas y las voces de los caídos, torturados, encarcelados y el grito indignado y anónimo del transeúnte en la calle.

Mi corazón rebosa de indignación y sueños por construir. Indignación ante el poder criminal que desconoce nuestra dignidad. Sueños ante la semilla que brota, crece y se hace árbol en medio de la tormenta renovando la vida. Sí, 2018, tú serás el tiempo que queramos que sea: tiempo de molinos con tanques, botas y cadenas triturando el trigo de nuestra dignidad, o tiempo dónde la levadura del amor como fuerza de vida fermente nuestra dignidad y juntos amasamos el pan nuestro de una Venezuela, hogar común, dónde nos reencontremos libres como hermanos resurgiendo de las Cenizas.

2018, tus segundos, tus minutos, tus horas, tus días, tus semanas, tus meses, serán lo que hagamos de ti.

Artículos relacionados:

email