“No nos resignemos ni nos acostumbremos a vivir así”

“Soy sucesor de los apóstoles no puedo permitir que ese rebaño que Dios me ha confiado siga siendo maltratado y humillado como está ocurriendo en toda Venezuela”, Sentenció el Obispo Auxiliar de Mérida, Monseñor Luis Enrique Rojas Ruiz

Euro Lobo SSCC

El queso ahumado producido en los pueblos del sur merideño, ante la falta de efectivo, servicio telefónico e internet y punto inalámbrico bancario, se han convertido en la moneda referente para el comercio local, convirtiendo las transacciones lucrativas, en una experiencia realmente medieval.

Monseñor Luis Enrique Rojas Ruiz, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida, atestiguó el arcaico método de intercambio, durante la semana que visitó los pueblos sureños para adelantar su actividad apostólica y confirmar a los jóvenes, que, ante esta realidad, piensan ya en nuevos derroteros para su futuro.

Algo que también preocupó al prelado durante su visita fue el estado de las vías, a pesar del esfuerzo que ahora hace el gobierno regional, el abandono de los últimos años, hacen casi intransitable los caminos.

“Existen sitios donde ni siquiera hay un médico para toda una población, no existe transporte para trasladarse a Mérida ni para una emergencia, no hay efectivo, ni puntos para pagar, ni comunicación telefónica ni de Internet, ni siquiera teléfonos fijos”, denunció con honda preocupación el pastor.

El trueque

Monseñor narró que ante la necesidad de adquirir enceres personales, solicitó al párroco del pueblo asesoramiento sobre el lugar para comprar, recordando la antigua bodega referente de los lugares andinos, la respuesta realmente lo sorprendió, “y me respondió que allí se pagan muchos productos con queso, es decir: si yo quiero comprar: harina, café, jabón, aceite o cualquier otro producto lo pago con queso, hago el trueque y de esa forma se paga en muchos sitios”.

A la par vio que el poco efectivo que se maneja en la zona, “se vende a precios casi inaccesibles”; esto conlleva a que la gente no pueda utilizarlo como moneda, convirtiéndose en un producto más de demanda, “conocí personas que caminan hasta cuatro y seis horas para poder ir a Misa o para cumplir con otros compromisos, como también hay gente enferma sin tratamientos médicos”.

Compromiso pastoral

Se Excelencia se siente comprometido con el bienestar del rebaño que Dios le dio a cuido, por ello exhortó a los fieles “que mantengan viva la fe y la esperanza, todo esto tiene que mejorar porque éramos felices y no lo sabíamos, pero, Dios mediante, pronto vamos a recuperar a esa Venezuela que todos nos merecemos y necesitamos, no nos resignemos ni nos acostumbremos a vivir así porque estaríamos contribuyendo con nuestra propia derrota y destrucción”.

En sus oraciones, las que hace convencido de encontrar fuerza y vitalidad, no deja de rogar al Padre “continúe ayudándonos y protegiéndonos de tanta maldad en contra nuestra y que nos de la fuerza y la valentía necesarias para seguir trabajando por una Venezuela libre donde todos nos reencontremos como la gran familia de Dios”.

Y en su amplio espíritu de confianza mariana, finalizó rogando “Que nuestra patrona la Virgen de Coromoto, nos proteja con su Santísimo Manto”.

Fuente: http://reportecatolicolaico.com/2018/08/no-nos-resignemos-ni-nos-acostumbremos-a-vivir-asi-es-el-llamado-de-monsenor-luis-enrique-rojas/

Artículos relacionados:

email