Los retos de la crisis humanitaria de Venezuela

Colombia es el primer paso en la migración de venezolanos al continente. Este fenómeno demanda la solidaridad de los ciudadanos de los países receptores y la acción decisiva de los gobiernos para atender las necesidades de los migrantes. Esta nota del Servicio Jesuita a Refugiados detalla la dimensión del fenómeno

Servicio Jesuita a Refugiados

En la actualidad se calcula que cincuenta mil personas cruzan diariamente la frontera desde Venezuela hacia Colombia. Según datos de la oficina estatal de Migración de Colombia, con corte al 31 de diciembre de 2017, 550.000 venezolanos habían cruzado la frontera, de los cuales 176.000 lo realizaron por los canales formales o regulares (portadores del permiso especial de permanencia, la tarjeta migratoria fronteriza o con visas de trabajo y permanencia). Igualmente, la autoridad migratoria calcula en 373.000 personas que ingresaron de manera irregular de los cuales 148.000 se les venció el tiempo de permanencia en el país, y un cálculo aleatorio de 225.000 que ingresan por caminos no habilitados. No obstante, estos estimativos se consideran irreales, entendiendo que solo existen seis lugares de paso formales y más de cien pasos informales en un total de 2.219 kilómetros de frontera entre los dos países.

Sobre los puentes fronterizos Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, que comunican los puntos de paso oficial con Venezuela, se observan a diario cientos de personas caminando hacia Colombia con equipaje y acompañados de sus familias. Largas filas se observan también frente a las oficinas migratorias del lado colombiano, donde se registra el ingreso al país. Desde allí mismo, muchas personas se embarcarán hacia otras ciudades e incluso países de la región. De hecho, cerca del puente Simón Bolívar, se han instalado desde hace algunos meses terminales de transporte internacional, desde donde es posible abordar buses que ofrecen destinos en Perú, Chile o Ecuador por valores que rondan los USD 350.

Bajo el puente Francisco de Paula Santander, habitan desde hace algunos meses, alrededor de 500 personas de la comunidad indígena binacional Yukpa, quienes salieron de sus territorios para exigir atención médica y alimentos, en medio de la crisis ampliamente conocida que vive Venezuela. Actualmente el JRS-Colombia, equipo Norte de Santander, ofrece ayuda humanitaria, acompañamiento y atención en salud a esta comunidad que el Estado Colombiano no reconoce como binacional y a quienes no ofrecen la protección que requieren. Brotes de tuberculosis, enfermedades estomacales, desnutrición, entre otras dolencias ya han sacudido a la comunidad causando afectaciones entre sus miembros, pero sin inmutar al Estado. Por esta razón la situación de la comunidad se ha llevado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitando medidas cautelares para la protección y atención diferencial a las necesidades de este pueblo indígena, con apoyo del JRS Colombia.

De igual manera, desde el 2016 hasta marzo de 2018 el JRS-Colombia, ha atendido alrededor de siete mil personas provenientes de Venezuela en condición de migración forzada. En su mayoría con necesidades humanitarias urgentes en materia de salud, medicamentos y alimentos. Los casos de mujeres gestantes o lactantes, enfermos en situación crónica, menores no acompañados, familias monoparentales y adultos mayores han sido priorizados en medio de una crisis que el Estado Colombiano aún no haya como resolver.  Se ha brindado también acompañamiento legal a casos de riesgo de apátrida, con problemas para la confirmación de la nacionalidad y personas nacidas en Colombia de padres extranjeros en situación migratoria irregular. Finalmente, se brinda atención psicosocial, buscando aportar herramientas para la superación del impacto inicial generado por la migración forzada y sus efectos sobrevinientes.

El JRS-Colombia, en la actualidad incide en escenarios de diálogo con autoridades y organismos humanitarios, con el objetivo de visibilizar la situación de crisis humanitaria para la población venezolana que atiende en la actualidad y lograr un mayor compromiso del Estado colombiano para la protección de estas personas en todo el territorio nacional.

Para más información sobre el trabajo del JRS Colombia, por favor ingrese en el siguiente enlace: http://www.sjrcolombia.org/

Fuente: http://www.cpalsocial.org/colombia-los-retos-de-la-crisis-humanitaria-de-venezuela-2434

 

Artículos relacionados:

email