Los Hijos de Morán: “Máquina humana de la solidaridad” en Venezuela

El proyecto nació en El Tocuyo (Lara) debido a la crisis humanitaria que se vive en Venezuela, pero pudiera implementarse en todo el país

Ramón Antonio Pérez

Desde el 30 de marzo de 2016, Beatriz Elena García, una ingeniera en informática y profesora universitaria, junto a varias personas criadas o adoptadas por la ciudad de El Tocuyo (estado Lara), en Venezuela, crearon la asociación civil Hijos de Morán, con el fin de “salvar las vidas” de sus vecinos más necesitados, quienes padecían el rigor de la crisis humanitaria, especialmente en la salud y alimentación. Entendieron que la respuesta estaba en ellos mismos, y, en consecuencia, se pusieron manos a la obra.

“Despertamos conciencia. Nos dimos cuenta de que está en nuestras manos mejorar el lugar donde vivimos”, expresó Beatriz en uno de los videos enviados a Aleteia. “Comenzamos cuando nos dimos cuenta que se nos estaba muriendo mucha gente; que se necesitaba ayuda en el área de la salud”, añadió, haciendo referencia a los primeros trabajos de la organización en el hospital “Doctor Egidio Montesinos” de El Tocuyo.

Más de mil comidas diariamente

“En la asociación civil Hijos de Morán le hemos dado mucha importancia al tema de la salud y alimentación que son dos factores fundamentales en la crisis que estamos viviendo en Venezuela”, expresó la inquieta mujer. Luego, añadió: “estamos haciendo la Olla Solidaria, en la que más o menos mil personas diarias se están alimentando, desde niños, madres embarazadas, abuelitos, discapacitados y otros”. Cuentan con el apoyo de Cáritas de Venezuela, personas amigas y otras organizaciones humanitarias.

Ver aquí imágenes de todo su trabajo:

Comentó que muchas de estas personas a las que se les obsequia comida, “trabajan, pero su dinero no alcanza para comprar lo mínimo necesario para llevar a sus casas”. Entre estos beneficiarios están los niños. “De no comer adecuadamente muchos pudieran perder sus capacidades físicas y hasta mentales, que jamás se recuperan”, aseguró.

Sin embargo, los costos para alimentar diariamente a mil personas y cumplir otras actividades, cada vez se les hace cuesta arriba. “La capacidad económica no nos da para alimentar a todas esas personas que quedan diariamente desesperadas y que muchos hemos visto como han muerto de hambre. Para nosotros eso es muy doloroso”.

De allí, su llamado a la solidaridad https://www.gofundme.com/salvar-vidas-en-Venezuela, hecho públicamente: “Por favor, en donde estés, intenta darnos una mano. Cualquier ayuda es importante; nosotros lo que queremos aquí es salvar vidas”, enfatizó. “Es fundamental para nosotros los venezolanos y para aquellas personas que puedan ayudarnos, tratar de salvar los cerebritos de estos niños, ya que lo que estamos haciendo hoy, puede ser la clave de un futuro mejor para ellos”.

Franklin Vírgüez, un reconocido y laureado actor venezolano, se ha sumado a esta campaña en procura de recursos para los Hijos de Morán, porque “allá en Venezuela, están haciendo una labor extraordinaria”.

También enseñan a pescar

Pero los Hijos de Morán no se limitan únicamente a ayudar por filantropía o caridad cristiana. También motivan a poner en práctica las habilidades de todos aquellos que se les acercan, según explicó Beatriz García en un foro realizado en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, donde asistió junto a voluntarios de la ong.

“Nuestros consentidos son los niños ancianos y discapacitados por las condiciones que les caracterizan”, expresó la tenaz mujer impregnando el recinto universitario de calidad humana. “Quienes están en capacidad de hacer algo lo van a hacer en nuestro comedor, en el hospital y en cada una de las actividades que realizamos día a día”, dijo.

Sofía Bejarano, una de las voluntarias que trabajan con la olla solidaria, mencionó que son un equipo lleno de mucha voluntad y compromiso. “Todos los días intentamos ayudar y dar amor a quien más lo necesita. Ellos lo saben y así lo sienten. Somos el rostro de lo posible; de que sí podemos hacer cosas increíbles en momentos difíciles”.

Una máquina humana de solidaridad

Muy amplio es el espectro de actividades que realizan los Hijos de Morán, marcados por el “ADN Tocuyano”. Recuperan los espacios de salud, dotándoles de equipos médicos y espacios dignos, entregan medicamentos e insumos a los pacientes; están activados en la educación, el deporte y la cultura; recuperan y conservan espacios ambientales. Incluso, conformaron un equipo para ayudar a mascotas abandonadas.

El Tocuyo, estado Lara, fue fundado el 7 de diciembre de 1545. Es conocida como la “Ciudad Madre de Venezuela”, pues tiene el privilegio de ser una de las primeras capitales del país entre 1545 y 1577. La asociación civil Hijos de Morán, asumió para sí el apellido de su prócer municipal más importante: José Trinidad Morán y Manzano.

 

Fuente: https://es.aleteia.org/2018/09/03/los-hijos-de-moran-maquina-humana-de-la-solidaridad-en-venezuela/

 

 

Artículos relacionados:

email