La Iglesia Católica necesita una forma de lidiar con los malos obispos

Compartimos el reportaje del jesuita Thomas Reese para el National Catholic Reporter de Estados Unidos sobre el debate sobre las normas que rigen a los obispos en la Iglesia Católica

Thomas Reese

A medida que el escándalo de abuso sexual en torno al Cardenal Theodore McCarrick continuó extendiéndose la semana pasada, el Cardenal Sean O’Malley, que preside la Comisión Pontifical para la Protección de Menores de la Iglesia Católica, reconoció el 23 de julio que “aún existe una gran brecha en las políticas de la iglesia sobre conducta sexual y abuso sexual”.

O’Malley, quien también es arzobispo de Boston, señaló que si bien la iglesia tiene una política de cero tolerancias para el abuso sexual de menores por parte de los sacerdotes, es necesario contar con normas y procedimientos más claros para investigar y juzgar a los obispos. Pero la declaración de O’Malley plantea más preguntas.

¿Quién establecerá las normas para los obispos?

Según el derecho canónico de hoy, solo el Papa tiene autoridad sobre obispos y cardenales, aunque hubo ejemplos de obispos que fueron juzgados por consejos provinciales en la iglesia antigua. Es por eso que solo los sacerdotes y diáconos están sujetos a las normas y procedimientos establecidos por los obispos católicos de los Estados Unidos para tratar las acusaciones de abuso sexual. La conferencia episcopal no tiene la autoridad para establecer normas para sus propios obispos.

El Papa necesita publicar normas dejando en claro que habrá cero tolerancia para los obispos que abusan de los niños o permiten que sacerdotes abusadores continúen en el ministerio. El caso McCarrick? también muestra la necesidad de cero tolerancia para un obispo que tiene relaciones sexuales con sus seminaristas o sacerdotes y otros bajo su autoridad como las monjas. Todo obispo involucrado en estas actividades debe perder su oficina. Todo cardenal debería perder su sombrero rojo. No hay ninguna razón para que el Papa no pueda publicar estas normas de inmediato.

¿Quién investigará las denuncias contra un obispo?

La iglesia necesita mejores formas de investigar las acusaciones contra los obispos. Es cierto, el arzobispo Charles J. Scicluna de Malta ha hecho un excelente trabajo investigando casos para el Vaticano, pero hay pocos otros clérigos que estén a la altura de la tarea. Un título en derecho canónico no equipa a una persona para manejar tales casos.

Los obispos americanos inteligentes usan laicos con experiencia en la investigación de delitos sexuales, por ejemplo, detectives y agentes de policía retirados. El Vaticano debería hacer lo mismo.

La policía local y los tribunales deberían, por supuesto, tratar casos criminales, incluso para obispos. Cuando el Cardenal McCarrick? fue acusado de abusar de un menor en Nueva York, fue denunciado a la policía.

El Papa Francisco también dio poder a la Arquidiócesis de Nueva York para llevar a cabo su propia investigación, tratando a McCarrick como a cualquier otro sacerdote. La arquidiócesis contrató a una agencia forense independiente, cuyos hallazgos fueron entregados a la junta de revisión de la arquidiócesis, que encontró las acusaciones “creíbles y fundamentadas”. Esa conclusión fue luego enviada al Vaticano.

Este proceso funcionó, sin embargo, porque el Cardenal McCarrick? ya estaba retirado. Un obispo diocesano en funciones sería investigado por sus propios investigadores y revisado por su propia junta de revisión, cuyos hallazgos no serían creíbles. Alguien fuera de la diócesis, normalmente el Vaticano, debe investigar.

¿Quién juzgará a un obispo acusado?

Debido a que solo el Papa puede juzgar a un obispo, la comisión de O’Malley recomendó en junio de 2015 que se establezca un nuevo tribunal vaticano para investigar a los obispos acusados y dar sus conclusiones al Papa. Al principio, el Papa Francisco estuvo de acuerdo con esta recomendación, pero los funcionarios del Vaticano lo convencieron de no participar. Las acciones de los obispos continúan siendo manejadas por las oficinas tradicionales del Vaticano, como la Congregación para la Doctrina de la Fe, la Congregación para los Obispos y la Congregación para la Evangelización de los Pueblos para los territorios misioneros.

Los críticos se han quejado de que las últimas dos oficinas están involucradas en el nombramiento de obispos y, por lo tanto, pueden ser muy reacias a encontrar culpabilidad en el obispo que nombraron en primer lugar.

La recomendación de la comisión pontificia fue correcta. Es necesario que una entidad del Vaticano lidie con los obispos que han sido acusados ​​de abuso o de no detener a los sacerdotes abusadores; el problema es tan común que se requiere una agencia permanente del Vaticano.

En resumen, la iglesia, que nunca ha sido muy buena en Recursos Humanos, necesita ponerse al día sobre el sexo en el lugar de trabajo. Puede aprender de organizaciones seculares que han tenido que desarrollar mejores prácticas. Puede adaptar políticas y procedimientos desarrollados por psicólogos y consejeros para diseñar sus propias formas de lidiar con la actividad sexual inapropiada entre sacerdotes y feligreses.

En su declaración del 24 de julio, el Cardenal O’Malley pidió tres acciones: “Primero, una adjudicación justa y rápida de estas acusaciones; segundo, una evaluación de la adecuación de nuestros estándares y políticas en la Iglesia en todos los niveles, y especialmente en el caso de obispos; y tercero, comunicar con mayor claridad a los fieles católicos y a todas las víctimas el proceso de denuncia de acusaciones contra obispos y cardenales”.

Si bien las recomendaciones del cardenal tienen un sentido eminente y deben tener peso con el Papa Francisco, quien confía en él, es necesario que estas recomendaciones sean más específicas.

¿Qué implicaría una “evaluación de la adecuación de nuestros estándares” y cuánto tiempo tomará? ¿Quién lo hará? ¿Qué quiere decir con “protocolos transparentes y consistentes”? ¿Qué podríamos obtener de la iglesia que no tenemos ahora?

La comisión de O’Malley ya ha trabajado en estas cuestiones. Necesita continuar este trabajo de manera expedita, y el Papa necesita escucharlo.

 

Fuente: http://www.cpalsocial.org/la-igleisa-catolica-necesita-una-forma-de-lidiar-con-los-malos-obispos-2450

 

Artículos relacionados:

email