La enseñanza social de la iglesia

Alternativa superadora de la situación

Pedro Trigo s.j.

El libro que presentamos nace de una petición de la diócesis de Maturín, la que desde ya agradezco por haberme puesto a pensar en el tema. Para mí era claro que no tenía sentido exponer una doctrina para que fuera comprendida, aceptada y aplicada. Sin embargo, si como teólogo interdisciplinar pertenezco desde 1973 al Centro Gumilla, Centro de Investigación y Acción Social de la Compañía de Jesús en Venezuela, no podía desechar todo un conocimiento que se había venido fraguando en la Iglesia, buscando responder los requerimientos de la época desde el espíritu cristiano.

Por eso lo que se me ocurrió fue cambiar el método. Empezar en cada tema por una fenomenología de la situación, remontarla a las fuentes cristianas, sobre todo los evangelios, para beber las orientaciones fundamentales y tratar luego de ver cómo dirigirnos desde donde estamos hacia lo que el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo nos está pidiendo para que vivamos la fraternidad de sus hijas de hijos.

Ahora bien, a veces el problema que veía era que ni siquiera estaba claro el concepto. Por eso este esquema, constituyendo la urdimbre de la trama, lo hemos ido adaptando según pedía el desenvolvimiento de cada uno de los tópicos considerados.

Por cierto, faltan algunos que consideramos imprescindibles, sobre todo, la familia y la política, que esperamos incluir en otra edición, si llega a darse. Esta la queremos sacar con motivo de los cincuenta años del Centro Gumilla, en el que ya llevo cuarenta y cinco, y de los ochenta de la revista SIC, en la que llevo escribiendo desde el año 1969. Me parece oportuna las efemérides porque el fundador de la revista y del Gumilla, el Padre Manuel Aguirre, fue publicando en SIC lo que llamaba esquemas de Doctrina Social de la Iglesia, que luego publicó como libro. Por eso me parece significativo, como signo de la continuidad de fondo y de la innovación en la metodología, publicar otro libro con el mismo tema, desde nuestro presente, pero teniendo en cuenta que la realidad es histórica.

Creemos que la petición del obispo de Maturín es oportuna: los cristianos necesitamos reflexionar estos temas, tan acuciantes y tan necesitados de esclarecimiento, desde nuestra fe cristiana. Lo que tratamos es de dar materia para esta reflexión, en todo caso imprescindible.

 

Artículos relacionados:

email