La crisis eléctrica en el Zulia tiene rostro humano

Foto Archivo WEB

Por Prensa Codhez

En Derechos Humanos Pa’ Vos, espacio radial de la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia, conversamos con Gustavo Ocando Alex, periodista freelance de BBC Mundo para el estado Zulia, quien ha realizado trabajos de investigación sobre las graves consecuencias de la crisis eléctrica en la región.

El periodista señala que el tema de la crisis eléctrica tiene rostro humano, recordando que el Zulia es el estado con mayor densidad poblacional en Venezuela y el que sufre las mayores consecuencias de la crisis eléctrica.

“Viendo cómo los ciudadanos padecen en sus derechos a la salud, a la educación, a la vida, me atrevería a decir que el Zulia vive su peor crisis eléctrica, ni siquiera comparable a la de los años 2009 y 2010, cuando en los tiempos de Hugo Chávez hubo una situación a nivel nacional que ameritó una emergencia en el sector, para la cual el gobierno inyectó un fondo de 40 mil millones de dólares para solucionarlo y ocho años después aún no lo hemos logrado solventar ni pasar la página”, indicó Ocando.

Desde febrero de 2018, el Zulia viene registrando fallas de servicio eléctrico diarias en distintas zonas del Estado. Los reportes en medios de comunicación informan como los centros educativos, los centros de salud, los servicios de agua y transporte se han visto afectados a raíz de esta problemática.

Vidas en riesgo

En el trabajo de investigación realizado para el portal de la BBC Mundo, Ocando indica como las fallas del servicio eléctrico en los centros de salud implican riesgos a las vidas de las personas.

“Dar a luz en la oscuridad es un tema reincidente en los hospitales y clínicas. Karelys Sulbarán, por ejemplo, iba a dar a luz a su primer hijo en una clínica en el Municipio San Francisco cuando hubo una falla total de electricidad en plena operación”, expresó Ocando.

“En este caso, la tensión arterial de la paciente subió a niveles de riesgo. Tres enfermeras tuvieron que alumbrar el vientre de la madre primeriza con sus teléfonos mientras que continuaba la intervención. Afortunadamente el servicio se restauró media hora después y pudieron culminar con éxito la intervención en donde nació el primer hijo de Sulbarán”.

Gustavo Ocando Alex, periodista/ Foto: Archivo WEB Codhez

No obstante, no todos cuentan con la misma suerte. Ocando compartió el testimonio de una mujer que dio a luz a mellizos en el Hospital de Cabimas. Fue un parto prematuro, uno de los bebés nació vivo y el otro no. El niño contaba con salud aceptable y se encontraba en la incubadora. En la madrugada, le informan a su madre que en un apagón fallaron todas las incubadoras y su hijo había fallecido. Ese día murieron cuatro neonatos más por la misma causa.

Salud del siglo pasado

El funcionamiento de los centros de salud se encuentra gravemente afectado por los apagones constantes de electricidad. Ocando informó que, durante el mes de marzo, el Hospital Central de Maracaibo estuvo 36 horas paralizado.

De acuerdo a los testimonios de médicos y enfermeros, están practicando medicina del siglo XIX por las difíciles condiciones que afrontan para el tratamiento de los pacientes y casos de emergencia.

“Así tengas una planta eléctrica en pleno funcionamiento, así tenga mantenimiento y combustible disponible, la planta no va a soportar 12 horas sin luz, colapsa. He recogido testimonios de enfermeras que han tenido que asistir la respiración manual y tienen que estar haciéndolo por horas”, manifestó Ocando.

Estas situaciones evidencian que la funcionalidad y eficiencia de los servicios públicos es indispensable para el acceso a derechos como la salud, la educación, la alimentación, entre otros. Estos derechos fundamentales no solo implican el desarrollo de un nivel de vida adecuado, sino la garantía de la vida misma.

Artículos relacionados:

email