La Compañía de Jesús al pueblo nicaragüense

“Felices lo que tienen hambre y sed de Justicia, porque serán saciados” Mt 5,6

Cpal Social

Lamentamos la violencia con la que se está respondiendo al legítimo derecho de todos los nicaragüenses a expresarse pacíficamente en contra de las reformas al sistema de seguridad social y en defensa de una verdadera democracia.

Rechazamos la agresión física que se ejerció de manera injusta y desproporcionada en contra de los estudiantes y demás ciudadanos que el miércoles 18 de abril protestaban pacíficamente desde el portón principal de LA UCA.  Las imágenes y videos divulgados en los medios de comunicación mostraron la saña con que grupos simpatizantes del gobierno actuaron contra nuestros estudiantes, trabajadores y autoridades de la universidad.  Fueron cuantiosos los daños causados a nuestras instalaciones como parte de dicha agresión, ataque realizado de forma impune al contar con la indiferencia y la pasividad de la Policía Nacional.

Reiteramos que la UCA como centro de educación superior promueve la libertad de pensamiento y la circulación de ideas como parte de su identidad humanista su misión de contribuir a crear espacios de libertad y democracia.  Nos preocupa que esta labor académica y ciudadana se distorsione con falsas acusaciones que pretenden presentar a la UCA como un foco promotor de violencia e inestabilidad social.

Sumándonos al llamado del Cardenal Leopoldo Brenes al cese de la violencia, exhortamos a suprimir la represión en contra de la juventud y la ciudadanía nicaragüense.  No debemos permitir que entre hermanos nicaragüenses nos sigamos atropellando y quitándonos la vida.  Pedimos que se emprenda un diálogo nacional que reconduzca pacíficamente al país en una dirección de desarrollo integral, de justicia social y ecológica.

Inspirados en los mensajes del Papa Francisco creemos firmemente que el diálogo, la tolerancia, el respeto a los derechos humanos y el cuidado al medio ambiente, son esenciales para el bienestar de los nicaragüenses y es la base de cualquier futuro posible.  Es un error pensar que el mal se puede frenar y desterrar con el mal.  El ejemplo y el espíritu de Jesús de Nazaret alientan a que nos esforcemos por suprimir cualquier tipo de violencia y promover el diálogo y la búsqueda de una convivencia siempre más justa y fraterna.

 

Firman:

Rolando Alvarado, S.J.

Provincial de los Jesuitas en Centroamérica

José A Idiáquez, S. J.

Rector UCA – Nicaragua

Everardo Victor, S. J.

Director de Fe y Alegría – Nicaragua

Iñaki Zubizarreta, S. J.

Superior de los Jesuitas de Nicaragua

José Domingo Cuesta, S.J.

Rector Colegio Centroamérica

Juan José Colato, S.J.

Párroco Parroquia de Santo Domingo – Managua

Artículos relacionados:

email