Juan Requesens

Archivo WEB

Por José Guerra 

Juan Requesens es un diputado joven electo por el estado Táchira el 6 de diciembre de 2015. Venía de ser un connotado dirigente estudiantil y presidió la Federación de Centros Universitarios de la UCV, donde se destacó por sus cualidades como orador y su coraje. Es un profesional de la politología con un buen bagaje cultural y educado en varios idiomas. La trayectoria de Requesens como diputado ha sido meritoria y ha sobresalido por su compromiso con el país. Eso es lo que este régimen no le perdona. Tras el atentado contra Nicolás Maduro el día 4 de agosto el gobierno encontró la excusa para desatar una ola de represión contra el partido Primero Justicia que llevó a la detención arbitraria del diputado Requesens violando algo sagrado en una democracia: la inmunidad parlamentaria. Esta institución fue establecida justamente para proteger a los representantes del pueblo de los abusos del gobierno y ha estado escrita en todas las constituciones de Venezuela.

En medio de una crisis económica y social provocada por un modelo socialista fracasado, con protestas a diario por el colapso de los servicios públicos, especialmente el agua, la electricidad y el transporte, con los trabajadores reclamando una mejora de sus salarios, el gobierno se ha valido del atentado para tratar de contener estas protestas y desviar la atención usando para ello testimonios falsos contra Juan Requesens y Julio Borges. Lo más grave de todo del caso de Requesens es que fue detenido el martes 7 de agosto a las 7 pm después de un vigoroso discurso en la Asamblea Nacional y el atentado ocurrió cerca de las 6 pm del día 4 de agosto y Tareck William Saab tuvo el descaro de decir que la detención se hizo en flagrancia, habiendo sucedido la detención tres días después.

Lo cuestionable, sin embargo, fue el procedimiento para allanar la inmunidad parlamentaria. Primero lo detienen de forma arbitraria, lo tienen aislado e incomunicado por más de cuarenta y ocho horas, y luego, violando descaradamente la Constitución, usando sofismas jurídicos devenidos de Herman Escarrá, un abogado que pretende dictar cátedra de derecho, pero que en realidad es un saltimbanqui de la política, llamó a Chávez dictador mil veces y ahora sirve a una dictadura.

La Constitución vigente establece claramente el procedimiento para levantar la inmunidad a un diputado y ésta solo puede aprobarla la Asamblea Nacional, de acuerdo con su artículo 200. Esta Constituyente espuria no tiene facultades legislativas y, por tanto, todos sus actos son nulos. Al momento de escribir este artículo, transcurridos dos días y medios de la detención, todavía los familiares no han podido ver a Requesens ni ha tenido acceso a un abogado, tal como establece la Constitución. De esta manera, se están repitiendo los mismos procedimientos que fueron cuestionados durante los años sesenta, cuando los cuerpos policiales combatieron la insurgencia guerrillera, una vez que el PCV y el MIR de la época en 1961 le declararon la guerra al gobierno de Betancourt. Tanto que hablaron de derechos humanos estos farsantes hoy en el poder, para hacer lo que tanto criticaron del pasado.

Artículos relacionados:

email