José Gregorio Hernández: Un Santo Con Alma De Pueblo

Rafael Viloria

Por estos tiempos: En Venezuela se viene desarrollando toda una acción de elevación a grados superiores y cristianos a seres humanos que en distintos niveles dedicaron su vida a la vocación religiosa católica apostólica y romana en el mundo.

Beatificar: declara el Papa de Roma, que alguien, de virtudes calificadas goza de entera bienaventuranza y se le puede dar culto… a ese grado fueron elevadas las religiosas venezolanas” La Madre María de San José, La Madre Carmen Rendiles.”

Para Llegar a tan elevado merito, la Iglesia Católica hubo de exigir un conjunto de razones debidamente (según sus normas) probadas. Las religiosas anteriormente citadas encajaron perfectamente en el cumplimiento de las razones que podían dar derecho pleno cristiano para ser elevadas a la condición de Beatas.

El pasado 29-06-18, los medios impresos, T.V, las redes sociales, la opinión social venezolana dieron cuenta del aniversario noventa y nueve (99) de la muerte trágica el 29-06-19 del Dr. José Gregorio Hernández. Según los registros históricos nació en el año 1864. Ello indica entonces, que el Dr. José Gregorio Hernández hace 154 años, vino al mundo, allá en el pueblo de Isnotu, del Estado Trujillo, hijo de padres humildes. Era fiel devoto cristiano no religioso.

A diferencia de todas las beatas y beatos que en el mundo han alcanzado la condición de beatas y beatos, que no tiene como origen la religiosidad Católica; José Gregorio Hernández viene del común denominador de haberse desarrollado desde su niñez, infancia, juventud y hombre como ciudadano común.

Su profunda vocación humana y cristiana; forjo en José Gregorio su vocación hacia la búsqueda del conocimiento en el campo del ejercicio medico asistencial; vocación que lo condujo a ser médico. Medico con una particularidad notable en su ejercicio.

Su particularidad lo convirtió en lo que hoy sigue siendo (aun después 99 años de muerto) el medico de los pobres.

Hoy después de 99 y casi a 100 años de muerto, el país está exigiendo la elevación del Dr. Hernández a su máxima condición de “Beato”. El Cardenal Urosa Sabino, ganado para la aspiración del pueblo venezolano; entre otras cosas representante del Vaticano y con el Papa Francisco. Ha señalado que la razón para la demora, se ubica en la no existencia de las pruebas firmes que deben ser presentadas, según lo exigen las normas internas que en el vaticano existen y que son de inexcusable cumplimiento a los fines consiguientes.

En el orden en que están planteadas las cosas, quien escribe este artículo, sin ánimo de entrar en controversia y diatribas, me atrevo a expresar algunas, reflexiones con contenido de alto respeto: y consideración:

Las diferencias de origen, imponen necesariamente revisar la historia del proceso desarrollado por el Dr. José Gregorio Hernández, desde que al mundo vino desde que nació hasta la fecha de su muerte trágica y lo que ha sido en casi 100 años a lo largo y ancho del país y por qué no más allá de nuestras fronteras.

Para más de 35 millones de venezolanos ¿Quién es hoy el Dr. José Gregorio Hernández? No hay hoy un solo hogar que sea del nivel que sea, en el lugar que sea donde la figura en estampa, busto, estatuillas, nombres y apellidos de personas, de barrios, de calles, de urbanizaciones, etc.; donde el pueblo muestra con manifiesta devoción el nombre de José Gregorio Hernández. El medico de los pobres.

José Gregorio Hernández, es una referencia obligada por un pueblo que ya no le preocupa mucho si se demuestra o no, si tiene condiciones legales para ser “Beato”. Y no es que el pueblo rechace el cumplimiento de las normas, es que el “Pueblo”, realizó su propio “Milagro”. En lo más profundo de su ser, en su alma, su conciencia, en su fe, su confianza y su esperanza; ya no está el Dr. Hernández, esta si el “Santo” José Gregorio. Cada familia tendrá alguna razón atendida por el Dr. De los pobres para que él o ellos sea el Santo de los pobres.

El pueblo venezolano debe salir de su mansedumbre y hacer causa común y exigir masivamente la elevación a su condición de culto eterno ante Dios y la humanidad. El Milagro esta consumado: El Dr. José Gregorio Hernández, no solamente ya es Beato Venerable; es un santo con alma de pueblo. Así lo decidió Dios y la humanidad. Sin duda alguna. Sería bueno saber la razón la razón de fondo que impide la Beatificación sin especulación alguna. La verdad está frente a todos los venezolanos que sin distingos de naturaleza alguna, ve a José Gregorio Hernández como un santo con alma de pueblo vinculado a Dios.

Expresidente De CECONAVE

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados:

email