Hambre en Venezuela

José Guerra

Los seres vivos por su naturaleza requieren energía para suplir las necesidades vitales. Esa energía proviene en buena parte de los alimentos y demás nutrientes que consumimos lo cuales nos proporcionan los requerimientos proteicos y calóricos indispensables para la vida. Tener hambre, por tanto, es la forma en que el cuerpo exige que esos requerimientos se le sean suministrados. De esta manera, tener hambre es propio de las especies, en particular de los seres humanos. Pasar hambre es cuando no se puede acceder a los alimentos necesarios para la reproducción normal de la vida. Esa es la situación de Venezuela actualmente. Cuando una persona pasa hambre comienza un proceso de desgaste del cuerpo toda vez que la grasa acumulada va desapareciendo gradualmente y después la masa muscular se desvanece y la persona pierde peso y se hace frágil y propenso a enfermedades. Cuando este proceso ocurre en los niños y adolescentes, las consecuencias son fatales: se atrofia el crecimiento físico y tal vez, lo peor, las capacidades cognitivas no se desarrollan con lo cual los niños y jóvenes desnutridos serán más bajos, con menos peso y sin la capacidad de raciocinio que tienen los niños bien alimentados.

La hiperinflación en Venezuela y la consecuente caída del ingreso de las familias, está propiciando una situación de hambre no conocida en el país una vez superadas las guerras civiles a comienzo del siglo XX. Un buen patrón de comparación es aquel que relaciona la canasta alimentaria con el salario básico más el bono de alimentación. Al cierre de mayo de 2018, el salario básico más el bono de alimentación cubría apenas 1,5% del valor de la canasta de alimentos para una familia de cuatro integrantes. Pero generalmente la familia, salvo las más pobres y depauperadas, devenga más de un salario. Consideremos un grupo familiar con cinco salarios básicos y bonos. En este caso, la remuneración apenas cubre el 7,0% del valor de la canasta alimentaria. El gobierno ha tratado de compensar esta situación con un conjunto de bonos y con una bolsa de comida distribuida cada treinta días. Esa bolsa contiene fundamentalmente carbohidratos y muy pocas proteínas.

Esta situación ha determinado que cerca del 80% de las familias no tenga acceso a una alimentación adecuada con lo cual los niños presentan un estado de desnutrición que está llevando a la deserción escolar y a que los jóvenes busquen trabajo a edad muy temprana para poder comer. Otros están ya en la mendicidad y las niñas en la prostitución. Hay familias pobres que en lo que ha transcurrido de 2018, no han consumido un kilogramo de carne de res, de cerdo y mucho menos pescado. La proteína más barata, el huevo, se ha encarecido tanto que un cartón contentivo de treinta unidades equivale a dos salarios mínimos. Mientras esto sucede, una cúpula corrompida en el poder todo lo tiene y nada le falta. Tienen disponibilidad de dólares suficientes, las medicinas no es problema para ellos porque con una llamada al consulado respectivo, la tienen disponible de inmediato. El régimen arruinó a Venezuela y provocó la generalización del hambre.

Artículos relacionados:

email