Escala humana en retrospectiva

“1:1” inaugura este domingo en Espacio Monitor del Centro de Arte Los Galpones

Catherine Medina Marys

“Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”. Así dicen que dijo Simón Bolívar -pues algunos historiadores lo desmienten- para infundir los ánimos estremecidos por aquel funesto terremoto que destruyó parte de Caracas en 1812.

Si es viable o no la reflexión del Libertador, no es el objetivo de este artículo dilucidarlo. Sí es pertinente decir que someter la fuerza natural al designio efímero del hombre es pretensión quijotesca, utópica. Y ese es, precisamente, el campo de juego de Miguel Braceli.

El artista, nacido en Valencia, estado Carabobo, en 1983, presentó hace dos años en Guijón, España, un performance bautizado como Sacar el mar, una intervención en el mar cantábrico que pone de relieve la conexión entre el individuo y su espacio público, su alrededor y su contexto político y cultural. El performance perseguía que cada uno de sus participantes sintiera el mar y su peso. Que cada uno de sus participantes sintiera que, mediante un esfuerzo mancomunado, podría sacar el mar.… o al menos, intentarlo.

“Sacar el mar” forma parte de “1:1”, la primera gran individual el artista, una retrospectiva donde obras anteriores funcionan como una gran instalación espacial. La apertura de “1:1” al público se realizará este domingo 17 de junio, a las 11:00 am, en Espacio Monitor, galería ubicada en el Centro de Arte Los Galpones, en Los Chorros.

“1:1” es un tecnicismo que hace referencia a la escala real de las cosas. Parte fundamental del argot arquitectónico, carrera que Braceli cursó en la Universidad Central de Venezuela y gracias a la cual descubrió la bisagra entre arquitectura e intervenciones del espacio público, hasta llegar a las artes visuales y el performance.

El arte, según la concepción de Braceli, resemantiza su significado a través de la interacción con el individuo, lo cual se constituye, para el artista, en “una nueva aproximación al hecho plástico. La novedad del arte en la edad contemporánea”.

“1:1” es, entonces, un alegato a favor del cuerpo como objeto artístico. El arte en escala humana. Braceli estudia la relación del cuerpo como espacio y en el espacio.

La obra del artista exige, requiere, el contacto del otro para crear experiencias y cuestionar realidades. Un claro ejemplo es “Área”, realizada en la Plaza Caracas como una manera de cuestionar la polarización del oeste caraqueño. Otro ejemplo son las “Casas para volar”, en la cual cada participante construía una especie de paracaídas blanco a través del cual se filtraba el viento. Se paseaban, entonces, alrededor de la escultura “Pastor de nubes”, de Jean Arp, en la UCV.

Fuente: http://www.eluniversal.com/entretenimiento/12287/escala-humana-en-retrospectiva

 

Artículos relacionados:

email