Entrevista al papa Francisco en su regreso de Estonia

Foto: Cortesía

Este martes el Papa Francisco concedió una conferencia de prensa en el vuelo que lo llevó de Estonia a Roma, luego de realizar un viaje pastoral que incluyó Lituania y Letonia.

A continuación, un fragmento del texto de la rueda de prensa:

Greg Burke:

Buenas noches Santo Padre y gracias sobre todo. Tres países, cuatro días y no es tan fácil, es fastidioso, pero quizá es mejor cuatro países en tres días. Parecía un poco cuatro países en cuatro días, porque el primer día hubo esta sorpresa de China (…). Busquemos permanecer en el tema y hablar del viaje, y ciertamente comenzaremos con los periodistas locales de cada país y busquemos en la conferencia de prensa de hablar del viaje al Báltico.

Papa Francisco:

Antes que todo agradezco el trabajo que han hecho porque también para ustedes tres países en cuatro días no es fácil, sobre todo moverse de un lado al otro es fatigoso.

Agradezco tanto el servicio que ofrecen a la gente sobre este viaje porque es importante la comunicación, qué cosa ha sucedido allí. Sucedieron cosas muy importantes en este viaje y espero sus preguntas.

Periodista de Lituania:

Gracias Santo Padre por este momento y por todo este viaje, cuando habló en Vilnus del alma lituana decía que debemos ser puente entre el Este y el Oeste, pero no es fácil ser un puente si se es siempre atravesado por los demás. Alguno dice: nuestra tragedia es que estamos entre el puente. Quizá uno dice: es mejor decididamente andar al lado de Occidente, con sus valores. Pero pensaba, ¿qué significa ser un puente?

Papa Francisco:

Evidentemente que son parte hoy políticamente de Occidente, de la Unión Europea. Han hecho tanto para entrar en la Unión Europea, después de la independencia han hecho todos los deberes que no son fáciles y han llegado a ingresar a la Unión Europea, es decir una pertenencia a Occidente, pero también tienen relaciones con la OTAN, ustedes pertenecen a la OTAN, el cual dice de Occidente. Si ustedes miran a Oriente, está su historia, historia dura. También la parte de la historia trágica ha venido desde Occidente, de los alemanes, de los polacos, pero sobre todo del nazismo, ¿no?, es esta que ha venido de Occidente. Del Oriente del Imperio Ruso.

Hacer puentes supone, exige fortaleza. Fortaleza no solo de pertenencia, sino de la propia identidad. Soy consciente de que la situación de los tres países bálticos es siempre un peligro, siempre; el temor de la invasión, la historia misma recuerda eso. Usted tiene razón cuando dice que no es fácil, pero este es un partido que se juega cada día, paso a paso, con la cultura, con el diálogo, pero no es fácil y creo que la obligación de todos nosotros es ayudarlos en esto; no ayudarlos, ser cercanos, con el corazón.

Greg Burke:

La próxima pregunta viene de Gints Amolins de la Radio de Letonia

Gints Amolins:

Buenos días Santidad. En los países bálticos usted habló siempre de la importancia de las raíces y de la identidad. Desde Letonia, Lituania y Estonia hay tanta gente que partió hacia países más prósperos; tantos que ya están poniendo las raíces en otro lugar. Además hay problemas demográficos, la natalidad. En esta situación, ¿qué pueden y deben hacer nuestros países, los líderes de nuestros países y también cada uno personalmente?, ¿cómo debería estimar este problema? Gracias.

Papa Francisco:

Yo de Estonia y Letonia, en mi patria no conocía gente, pero sí es muy fuerte, pero relativamente fuerte la migración lituana: en Argentina hay tantos. Y ellos llevan allá su historia, cultura, y son fieros en el doble esfuerzo de insertarse en el país nuevo y también de conservar la identidad, en sus fiestas hay tantos trajes tradicionales y cantos tradicionales, y siempre que pueden regresan a su patria para visitar.

Yo creo que la lucha para mantener la identidad la hace muy fuerte, y ustedes tienen una identidad fuerte, una identidad que se ha hecho en el sufrimiento, en la defensa y en el trabajo, en la cultura. ¿Qué se puede hacer para defender la identidad? El recursos a las raíces, esto es importante. Es una cosa antigua, pero es una cosa que debe ser transmitida. La identidad se inserta en la pertenencia a un pueblo, y la pertenencia a un pueblo la transmite. Las raíces son transmitidas a las nuevas generaciones y esto con la educación y con el diálogo, sobre todo entre los ancianos y los jóvenes se puede hacer, y lo deben hacer porque es un tesoro su identidad. Cada identidad es un tesoro concebida como pertenencia a un pueblo.

Greg Burke: Gracia Santo Padre. Ahora Evelyn Kaldoja de Estonia

Evelyn Kaldoja de Postimees:

Gracias, me gustaría preguntar en inglés, así que tengo que esperar a la pregunta, ¿cierto? En la homilía de hoy usted mencionó que hay algunos problemas y amenazas con el uso de armas y su uso, y demás. Considerando dónde estábamos, en la misma plaza donde algunos soldados de la OTAN están destinados a Estonia para ofrecer seguridad. Muchos allí pensaron, probablemente en la situación de las fronteras de Europa del Este. ¿Qué tan preocupado está usted de las tensiones allí? ¿Y también por los católicos que viven en las fronteras de Europa?

Papa Francisco:

La amenaza de las armas. Hoy las compras mundiales en armas son escandalosas. Me decían que con lo que se gasta en armas en un mes se podría dar de comer a todos los hambrientos del mundo durante un año. No sé si será verdad. Es terrible. La industria, el comercio de las armas, también el contrabando de las armas es una de las corrupciones más grandes. Y delante de esto está la lógica de la defensa. David fue capaz de vencer con una honda y cinco piedras, pero hoy no existen los David. Y creo que para ordenar un país debe haber un razonable y no agresivo ejército de defensa. Razonable y no agresivo. Así la defensa es lícita y es también un honor defender la patria. El problema viene cuando se convierte en agresivo y no razonable y se hacen las guerras de frontera.

Sobre las guerras de frontera tenemos tantos ejemplos, no solo en Europa, hacia el Este; sino también en los demás continentes. Se pelea por el poder, colonizar un país. Este es mi parecer la respuesta sobre su pregunta. Es escandaloso hoy la industria de las armas ante un mundo hambriento. Segundo, es lícito y razonable tener un ejército para defender las fronteras, porque esto hace honor, como es lícito tener la llave a la puerta de la casa.

Greg Burke:

Gracias a usted Santo Padre, buena cena y buen reposo.

Artículos relacionados:

email