El poder integrador en la superación del desorden económico

Getty Images

La tercera forma de poder

Francisco J Contreras M

Una nación que va al encuentro de un mundo mejor requiere más poder integrador, una variante superior del poder productivo:

“El poder integrador lleva en si la capacidad de construir organizaciones, de formar familias, de inspirar lealtad, de unir a la gente, de crear legitimidad” [Kenneth E. Boulding, Three Faces of Power, (Newbury Park, California: Sage Publications, 1989].

Se está en la vía del poder integrador cuando una sociedad se ocupa más por crear y propagar el bien y menos en prevenir y curar las patologías sociales. El poder integrador surge cuando la manera de pensar, que consiste en impedir el mal, da lugar a otra fundada en fomentar el bien, cuando se extinguen los males del poder personal.

El consenso en sí mismo se hace vacío cuando se cree que la búsqueda de la verdad es una empresa sin fin, cuando se abandona esa búsqueda y se elige hacer arreglos, para decidir a priori algo como verdadero sin validación, es cuando la sociedad se adentra en una racionalidad fundada en la demagogia y el populismo con los cuales se consolida la opción del desastre.

La idea de una sociedad innovadora y frugal necesita espacio para el poder integrador que se deriva del capital social [Putnam, r.; Goss, K. Introduction. In: r. Putnam, democracies in flux: the evolution of social capital in contemporary society. New york, oxford university press] y el empoderamiento [Narayan, D. Empoderamiento y reducción de la pobreza. Bogotá, Banco Mundial/Alfa Omega. 2002]. Es una Nación donde la confianza tiene un lugar privilegiado. El problema de la creación de capital social es que reúne algunas características que le asemejan a los bienes públicos. Un bien público se caracteriza por dos rasgos: imposibilidad de exclusión y porque el consumo de una unidad del bien por un individuo no disminuye la cantidad del bien disponible para los demás.

Dado que gran parte de los beneficios de las acciones que conducen a la creación de capital social se experimentan por personas distintas a la que crean el capital social, mientras no dispone de una cultura cívica inclusiva, la creación del capital social no forma parte del interés de las personas. Esto puede llevar a los individuos a no hacer esfuerzos por promover directamente la confianza. En una sociedad acostumbrada a la dádiva, la conducta aceptada socialmente puede llevar a que la gente se comporte como extractor de renta o aprovechador de oficio. Es por ello la insistencia de invertir en ciudadanía.

 

Artículos relacionados:

email