El gobierno de la desconexión

Foto: Archivo WEB

Por Javier Contreras sj

Una característica describe acertadamente a la administración de Nicolás Maduro y su círculo: estar desconectados de la realidad nacional. Como consecuencia de este rasgo, no pueden (tampoco les interesa) ser interlocutores sensatos del acontecer nacional que, desde hace tiempo, está marcado por la corrupción, el abuso de poder, el colapso institucional y  la ruina económica; instalando una atmósfera de violencia, frustración y muerte.

En este artículo no se abordará esa desconexión, lamentable y sintomática en un grupo cuyo único objetivo es permanecer en el poder. La idea es señalar la dificultad (que ya roza con la imposibilidad) a la hora de tener que trasladarse de un lugar a otro, independientemente de la distancia y el modo de cubrirla. Se verá, entonces, que las penurias que acompañan cualquier recorrido en el país, son resultado de un guión que sus irresponsables proponentes han ejecutado a la perfección.

Aislamiento y fragmentación

La ambición de un gobierno que proclama soberanía pero apuesta a moldear personas dependientes y doblegadas, necesita, para cristalizar sus objetivos, separarse todo lo posible de ciertas dinámicas  que aportan algo a lo que suelen temer los revolucionarios: sensación de normalidad. Lo que no debe representar nada extraordinario, como viajar hacia y desde otros países en condiciones aceptables de frecuencia y costo es, por diseño de los que concentran el poder, una suma de obstáculos que se multiplican. Dificultad para obtener el pasaporte, altos precios de las reducidas ofertas de asientos, deficiente servicio aeroportuario, vulnerabilidad ante los cuerpos de seguridad y los organismos de control, entre otras vicisitudes, configuran el panorama al que debe hacer frente un viajero.

Lo anteriormente descrito no basta para satisfacer las apetencias del gobierno, para que su idea se haga realidad falta otra arista: desalentar la movilidad interna. Reducción de la flota de aviones y autobuses, paupérrimo estado de las pocas unidades que están en funcionamiento, deplorables condiciones de infraestructura en los terminales terrestres y progresivo deterioro de los aeropuertos, abuso de poder y extralimitación en la actuación de funcionarios públicos, calles y autopistas intransitables, y la omnipresente inseguridad que acecha de distintas maneras, son las características que acompañan cualquier viaje dentro del territorio nacional. Como colofón, hay que señalar la insuficiencia de dinero en efectivo circulante, y el impacto que tal situación, también programada por el gobierno, está causando a la hora de desplazarse en Venezuela.

Gobierno exitoso, país inviable

Sí, el gobierno aísla y fragmenta a Venezuela. Nada que permita una mínima planificación, que haga posible aspectos básicos de la vida cotidiana, le resulta tolerable al grupo que entiende el poder como capacidad para destruir e imponerse a cualquier costo, y en esa lógica reafirman su falta de sintonía con las grandes mayorías, la instrumentalización de la minoría que sigue respaldándolos, y su carácter triunfador a expensas del fracaso nacional.

Hoy, dos décadas después de la victoria de Hugo Chávez, el autodenominado proyecto revolucionario evidencia frialdad y desprecio a las formas democráticas, condiciones que pretenden disimular con los populistas y burdos intentos de aferrase a un estilo que por simplón, repetido y manipulador, se aleja de la realidad de los venezolanos. También hoy, con el 20 de mayo a la vuelta de la esquina, queda claro, al menos para quien escribe, que la situación que vive el país, tanto en transporte como en salud, en inseguridad como economía, en hambre como en muerte, es un inequívoco logro de quienes gobiernan; un logro que coincide con la exitosa implementación de su plan y no es el resultado de errores.

Este es el gobierno de la desconexión, este es proyecto que aísla y fragmenta, este es el legado de quienes no creen en la democracia, no les importa la gente y están dispuestos a todo con tal de seguir en el poder.

Artículos relacionados:

email