Devotos rinden homenaje a José Gregorio Hernández, el médico de los pobres

Daniel Hernandez

Foto: Daniel Hernandez

Por Daniel Hernández

Cada 26 de octubre en la plaza de la iglesia de La Candelaria, en Caracas, se madruga para celebrar el cumpleaños de alguien que ya no está físicamente, pero cuya presencia, aseguran los creyentes, es más fuerte que la de muchos seres vivos: José Gregorio Hernández.

Hace 154 nació la singular figura, el médico de los pobres, alguien reconocido por estar presente en estampitas, velones, franelas y todo tipo de mercancía que tenga que ver con el hijo ilustre de Isnotú.

Daniel Hernandez

Foto: Daniel Hernandez

Daniel Hernandez

Foto: Daniel Hernandez

Cada quien decide tenerlo a su manera. Como Eusebio Briceño, quien decidió rendirle homenaje al rotular su rostro en el vidrio trasero de su autobús con las palabras “El Venerable”.

“Salgo todos los días a las 5 de la mañana para trabajar y así monto un gentío en mi carro, pero todos los días le pido a José Gregorio y a Dios para que no me pase nada malo y así lo haré hasta que me muera”, expresó.

Promesas, flores y mensajes son parte de los tributos que le llegan al doctor todos los días, pero el 26 de octubre no cabe la gente en la iglesia para traer sus compromisos.

EE-JOSE-GREGORIO-HERNANDEZ-25.10.18-DanielH-1

Foto: Daniel Hernandez

“La cosa está mala, pero hay que pedirle a él para que Dios nos escuche y podamos ver la Venezuela de antes”, señaló Laura Terán, de 83 años. “Tengo tres nietos y dos hijos en el exterior y no les ha ido mal, pero ha sido muy duro adaptarse en Chile, porque son otras costumbres, otras maneras de hacer las cosas, por eso le pido a Goyito para que todo mejore aquí y se puedan venir de nuevo, pero mientras tanto hay que poner la fe en él y en Dios para aguantar esta situación”.

Pedro Gómez atribuye la influencia de Hernández en la salud de su madre.

El hombre recordó que su mamá padecía una fuerte artritis “de esa que dobla a los viejos”, motivo que lo llevó a ofrecerle una promesa. Ahora, es una práctica frecuente para este prenderle una vela como agradecimiento por lo que consideró, han sido “favores” cumplidos por la figura.

Daniel Hernandez

Foto: Daniel Hernandez

“Ayudar a mi vieja y ayudarme a prosperar en mi negocio” son las razones que han movido la fe de Gómez. “Yo vendo queso en la avenida Baralt y con todo lo difícil que está la situación, hoy en día no me ha ido mal”.

“Yo vengo todos los años a prenderle su vela”, confesó.

Mientras, Teresa Medina lo considera “un ícono nacional, una luz de fe, un personaje que deberíamos copiar todos. Hoy es la figura religiosa más hermosa que tenemos como venezolanos”.

Daniel Hernandez

Foto: Daniel Hernandez

La dama, enfermera del hospital Vargas, detalló cómo vio en varias ocasiones a enfermos entregarse a la fe a través de la creencia de que este los ayudaría. “Los enfermos que agradecían al doctor Hernández después de ser curados deberían estar en las crónicas de la ciudad”, relató. “La gente ahora esté pendiente del reguetón, de fiestas y de irse del país, pero cuando estamos en las malas ponemos nuestro rezo al venerable porque sabemos que él va a interceder”.

Hernández también tiene participación en la cultura popular religiosa venezolana, específicamente en la práctica de la santería, algo que para muchos creyentes y conocedores de la cultura, evitó que el doctor fuera elevado y ser considerado santo de forma oficial por la Iglesia Católica.

Esto lo defiende Eloina González.

Daniel Hernandez

Foto: Daniel Hernandez

“No saben lo feliz que yo fuera si en el Vaticano sonara el nombre de José Gregorio para ser canonizado, eso también quizás ayudaría a unir la nación”, manifestó. “Estamos muy divididos porque hemos permitido que la política invada nuestros hogares. La mayor división y disputa que había entre nosotros era porque unos eran magallaneros y otros caraquistas, pero no, la política ha degenerado la venezolanidad y una noticia como esa podría acercarnos un poco más”, reflexionó.

Fuente: El Estímulo 

Artículos relacionados:

email