Detectan presencia de nocivo material químico en aguas del municipio Atabapo

Kapé Kapé

En un trabajo adelantado por investigadores del Servicio Autónomo Centro de Investigación y Control de Enfermedades Tropicales (SACAICET) en aguas del Río Atabapo y Orinoco a su paso por el municipio Atabapo, encontraron la presencia de cromo en todas las zonas donde tomaron muestras, con valores que duplican y hasta triplican el máximo permitido, cuyo rango normal es 0-0,01 microgramos.

Los investigadores, encabezados por el Ingeniero Richard Cedeño, quien trabajó durante 4 años en el laboratorio de calidad del agua del SACAICET, hicieron el hallazgo en el marco del proyecto “Estudio fisicoquímico, microbiológico, y de metales pesados en fuentes de agua para consumo en pueblos y comunidades indígenas en tres municipios del Estado Amazonas”.

Esta situación fue detectada en fuentes de agua de San Fernando de Atabapo y en las comunidades Chamuchina, Uquaquen, Caño Caname, Pintao y Chaquita, afectando a indigenas de las etnias Kurripaco, Baniva, Bare, Guarequena y otras que habitan la zona estudiada en el proyecto.

El resultado llamó la atención de los investigadores, debido a que la presencia de este elemento químico en el agua está asociada con desechos de la industria metalúrgica o del cuero, ninguna de las cuales tiene presencia en Amazonas.

El cromo a diferencia del mercurio, no se precipita y se mantiene sobrenadando en la superficie del agua, por lo cual es más probable su contacto o consumo por seres humanos.

El Ingeniero Richard Cedeño, aclaró en conversación con el equipo de Kapé Kapé que el cromo medido en este estudio es el cromo total, que engloba al cromo III (trivalente) y al cromo VI (hexavalente). No obstante, en cualquiera de sus dos presentaciones su presencia en la naturaleza en altas concentraciones es nociva.

El cromo III ó trivalente se considera un indicador de degradación ambiental de gran relevancia. Los procesos de degradación ambiental son costosos y difíciles de revertir.

Aplicando medidas de mitigación llevaría unos 100 años para recuperar el ecosistema afectado. Y si se toma en cuenta lo delicado del territorio amazónico esta situación seria aún más grave.

El cromo VI ó hexavalente se considera altamente cancerígeno e incluso mutagenico. Hay estudios donde, dependiendo la concentración, el uso, tiempo de exposición, y otros factores, vinculan al cromo hexavalente con la aparición de células cancerígenas en periodos cortos (entre 8-10 años).

Hasta el momento no se ha conseguido precedente alguno de la presencia de cromo en ríos del estado Amazonas y en la investigación, por falta de continuidad en la misma, no se ha logrado determinar de dónde proviene el cromo, quién lo introdujo, cuánto tiempo ha estado la población indígena venezolana expuesta al cromo, cómo y dónde lo están usando y si será de origen natural producto de la degradación ambiental o será de origen antropogénico.

Por último, el investigador del SACAICET informó al equipo de Kapé Kapé que las autoridades del Ministerio de Salud y del Ministerio de Asuntos Fronterizos están al tanto de los resultados de esta investigación. No se tiene conocimiento de que hayan tomado alguna acción al respecto.

Artículos relacionados:

email